El puente blanco se revisa con dos años de retraso

Fomento utiliza un dron para conocer el estado de un viaducto que nunca tuvo una inspección principal

;
El puente blanco de Lugo pasa su primer examen Técnicos e ingenieros de Fomento utilizan drones para controlar las estructuras del paso sobre el río Miño

lugo / la voz

Una docena de personas, entre ingenieros, técnicos y operarios de Carreteras, tomaron ayer por la mañana el puente blanco para realizar al primera inspección principal que se realiza a esta infraestructura, inaugurada por el entonces ministro José Blanco en junio del 2011. Desde esa fecha solo se habían hecho inspecciones básicas, (la última el pasado septiembre) pero nunca una tan completa como la realizada ayer.

Los ingenieros necesitaban conseguir datos sobre el estado en el que se encuentran los arcos, los anclajes y las estructuras para realizar un informe, en el que se determinará si es necesaria alguna reparación o si se encuentra en buenas condiciones. El pasado mes se desprendieron «algunas piezas inestables que forman parte de los remates decorativos de una de las glorietas próximas al puente blanco».

Para conocer la conservación del puente, los técnicos utilizaron un dron para captar imágenes de precisión, que luego serán analizadas por los ingenieros en Madrid. Por otra parte, con el uso de un aparato no tripulado, los trabajos de análisis no interfirieron en la circulación de vehículos ni de peatones por el paso sobre el Miño. Solo se cortó un carril en cada sentido. Además de la recogida de datos a través del dron, un ingeniero, agarrado a un arnés, hizo una inspección ocular del estado de la acera volada, reconociendo cómo estaban sus anclajes.

Fin del conflicto

El debate de competencias entre el Ministerio de Fomento y el Concello de Lugo a cuenta de quién era la administración asignada para la conservación del puente -con varias interpelaciones que llegaron al Congreso- estuvo retrasando la revisión del viaducto, que por ley debería haberse realizado a los cinco años de su puesta en servicio. La entrada del Gobierno socialista parece que ha desatascado el conflicto con el Concello. La subdelegada del Gobierno en Lugo, Isabel Rodríguez, precisamente hizo referencia ayer a que ha sido el nuevo ejecutivo, que preside Pedro Sánchez, «el que haya decidido ocuparse de lo que el anterior Gobierno no quiso hacer».

Fomento construyó el puente, con una longitud de 95 metros y con arco tablero inferior- en base a un protocolo suscrito con el Ayuntamiento en octubre del 2004. Sobre ese documento, el Gobierno del PP siempre defendió que la conservación dependía del Concello, aunque en determinadas ocasiones acabó encargándose de la limpieza y las inspecciones básicas.

Los ingenieros especialistas es estructuras desplazados desde Madrid recogieron todos los datos por la mañana y ya por la tarde regresaron para analizar los datos y determinar un plan de acción de mantenimiento.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

El puente blanco se revisa con dos años de retraso