Penas entre 7,5 años y ocho meses para cinco hombres y una mujer por robos con violencia en casas

Todos los varones son reincidentes, con condenas previas por hechos similares a los juzgados ayer


Lugo / La Voz

Asaltos a casas como los protagonizados por los hombres que ayer aceptaron condenas en el Juzgado de lo Penal 1 crean una acusada sensación de inseguridad entre los ciudadanos. Las fuerzas del orden hicieron con eficacia su trabajo y los violentos cacos suman condenas que oscilan entre 7,5 años y ocho meses de prisión.

Uno de los acusados aceptó las siguientes penas: dos años por robo, otros dos años por el mismo motivo, uno por conspiración, uno por tenencia ilícita de armas y uno y medio por una tentativa de robo en casa habitada. Un hermano de este condenado, aceptó una pena de seis años y medio. Otro de los acusados se conformó con una condena a prisión de cinco años. Otro de los procesados aceptó un año, otro nueve meses y, la única mujer, ocho meses. Menos ella, todos tienen antecedentes penales por robo con violencia e intimidación o por robo con fuerza en las cosas.

De acuerdo con la acusación pública, los dos hermanos y uno de los otros condenados, el 27 de febrero de 2011, asaltaron una casa. Tras saltar el muro de la finca, esperaron, provistos de pasamontañas y guantes, a que llegasen los propietarios y, una vez que desconectaron la alarma, los abordaron y se introdujeron en la vivienda. Los golpearon para que indicasen dónde tenían la caja fuerte. Los amenazaron con ir a por su hijo. Finalmente se llevaron dinero y joyas por valor de 2.000 euros. Los dueños de la casa sufrieron distintas lesiones.

Golpes

Siempre según la acusación pública, los dos hermanos y otro de los acusados asaltaronen abril de 2012 una vivienda en Outeiro de Rei. Dos de ellos se introdujeron en la casa por una escalera exterior, donde había una puerta sin cerrar con llave. Se escondieron en una habitación. Cuando llegó el propietario, que tiene un bar en la planta baja, los asaltantes se abalanzaron sobre él y le dieron patadas y puñetazos. Ataron al hombre de pies y manos. Revolvieron las habitaciones y acabaron por tirar al suelo al dueño de la casa, boca abajo. Lo arrastraron al pasillo y le taparon la cabeza con una chaqueta. La víctima dijo a los asaltantes que pronto llegaría su hijo. Rompieron la puerta de una habitación y se apoderaron de 10.000 euros que estaban escondidos debajo de un colchón y de 2.000 que había en una estantería. Se llevaron tabaco de la máquina expendedora y 100 euros de la máquina registradora. El importe total de los robado asciende a 13.000 euros. La víctima sufrió contusiones cuyo tratamiento por el Sergas costó 1.324,72 euros.

El mismo grupo intentó otros asaltos posteriormente, algunos de los cuales fueron frustrados debido al trabajo de los investigadores.

Finalmente, el 9 de julio de 2012, intentaron una asalto a una casa de Lugo, en cuyo interior se introdujeron por el garaje. En ese momento se produjo la intervención policial. Entre otros efectos, les fue intervenida una pistola detonadora, de calibre 8 milímetros, que había sido transformada para disparar balas. El que la portaba carece de permiso de armas.

Alguno de los ahora condenado ya estaba en prisión.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Penas entre 7,5 años y ocho meses para cinco hombres y una mujer por robos con violencia en casas