Ramón Carballo: Por la cofradía religiosa hacia el cielo electoral

El candidato a la alcaldía de Lugo por el PP no deja sector sin tocar en esta primera parte de su trabajo


Todo suma y todo voto hace falta en el difícil camino electoral hacia los gobiernos en este mar de siglas en el que se ha convertido la política española. Cada voto es relevante. El candidato del PP a la alcaldía de Lugo, Ramón Carballo, está decidido a no dejar palo social sin tocar y a que no quede un vecino que no tenga la oportunidad de decirle qué quiere para su ciudad. Carballo se reunió en la tarde de ayer con miembros de la cofradía de la Virgen del Carmen. En el camino hacia el cielo de la política que son los gobiernos, el candidato del PP busca posibles apoyos hasta en las cofradías.

Carballo parte de que la Semana Santa es religión, pero también cultura en sentido amplio, tradición con connotaciones institucionales y turismo. El aspirante sabe también que hay algunas cofradías que son instituciones muy queridas y respetadas en Lugo, en las que participan cientos de lucenses. Por ello, el candidato, que quiere hablar con todos los que quieran hablar con él, ayer se reunió en una cafetería de la Praza Maior con miembros de la citada cofradía. Pero, como conviene poner una vela a cada santo, también estuvo en las últimas horas con vecinos e industriales de la avenida de A Coruña, que están que trinan ante las dificultades para estacionar y por la incidencia en el tráfico de la peatonalización en A Milagrosa.

El PP no duda en acogerse a la sombra de las cofradías religiosas en la larga carrera hacia las elecciones, y ACE-Esquerda Unida parece decidida a intentar repetir los buenos resultados que le dio su combatividad pasada en materia de urbanismo. Su único concejal, Carlos Portomeñe, lanza un nuevo intento de anular el PXOM a cuenta de anular la licencia concedida para una nueva estación de servicio a la altura de O Ceao. Lo del urbanismo en Lugo no tiene nombre; entre unos y otros tienen al común de los lucenses hasta el moño. Con el plan de urbanismo eternamente sometido a la amenaza de nulidad por vía judicial y, también eternamente, inacabado (falta el 5% desde 2011 en que fue aprobado el resto), hay numerosos lucenses que no saben a qué carta quedarse en numerosas cuestiones en las que tiene incidencia el PXOM. Que el planeamiento lucense es mejorable, es un hecho, pero también lo es que la inseguridad que genera en algunas zonas su instabilidad es aún peor. Por qué no intentar ya una revisión? Igual sirve para algo la bochornosa experiencia del actual. Por el PXOM, como por las cofradías, también es posible llegar al cielo electoral. O no.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Ramón Carballo: Por la cofradía religiosa hacia el cielo electoral