El Supremo declaró ilegal que un banco metiese en un fichero de insolventes a dos lucenses

El alto tribunal confirma que los afectados deben ser indemnizados por los perjuicios causados


lugo / la voz

Dos lucenses ganaron la pugna judicial que mantenían con un banco por haberlos incluido de manera irregular en un fichero de insolventes. El Tribunal Supremo confirma una sentencia de la Audiencia Provincial de Lugo dictada tras una apelación presentada contra un fallo del Juzgado de Primera Instancia número uno de la capital.

Los dos perjudicados presentaron una demanda sobre tutela jurisdiccional de derechos fundamentales por la inclusión en el fichero. La sentencia dictada por la Audiencia confirma la inicial del juzgado que estimaba sustancialmente la demanda de los afectados. El fallo condenaba al banco a la cancelación de los datos del fichero denominado CIRBE y a indemnizar a cada uno de los demandantes en la cantidad de 15.000 euros por los daños morales sufridos. La cuantía indemnizatoria total fue de 45.000 euros porque el fallo establecía que 15.000 euros fueran para la empresa que tenían constituida los perjudicados.

El hecho de que los afectados estuvieran en el citado fichero supuso que no pudieran acceder a un crédito al estimar la entidad bancaria que la concesión suponía un riesgo. Tanto la Audiencia como el juzgado estimaron que hubo una inclusión inexacta de datos que reflejaban morosidad de los afectados que determinaron «la frustración del préstamo solicitado a otra entidad».

¿Qué es la CIRBE?

La central de información de riesgos del Banco de España o CIRBE es un servicio que gestiona una base de datos que contiene todos los préstamos, créditos, avales y riesgos que asumen las entidades financieras con sus clientes.

Según el BBA «todos los usuarios que tengan un préstamo, crédito o tarjeta de crédito por un importe superior a 6.000 euros en una misma entidad figuran en dicha base de datos. Los datos son acumulativos, por lo que una tarjeta de crédito de 1.500 euros de importe y 4.500 de otro préstamo, aparecerá en la base de datos. Aquellos clientes que también supongan un riesgo indirecto por un importe superior a 60.000 euros, por ejemplo, y aquellos que estén avalando, también aparecerán.

El mismo blanco explica que la base de datos es accesible por todas las entidades, lo que implica que si alguien firmó un préstamo, el resto de entidades lo sabrán en dos o tres meses como máximo. También hay que tener en cuenta que cuando el saldo vivo de las deudas sea menor a 6.000 euros, desaparecerá del fichero.

Los expertos en cuestiones bancarias dicen que este fichero no se puede considerar de morosos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El Supremo declaró ilegal que un banco metiese en un fichero de insolventes a dos lucenses