Casas Baratas: árboles y setos de jardines privados invaden el espacio público

En las calles Mondoñedo y Ourense los matorrales que sobresalen de los jardines abandonados avivan quejas vecinales


lugo / la voz

La Administración local no es la más eficiente en España. Lugo es un ejemplo claro. Pero aún así, con tiempo y persistencia por parte de los ciudadanos que efectúan reclamaciones, el Ayuntamiento acaba por intervenir. Eso al menos es lo que esperan los vecinos en las Casas Baratas y en su entorno con respecto a la maleza que, procedente de los jardines de las casas de esta colonia, invade las aceras, en algún caso hasta casi cerrar el paso a personas de estatura media.

Un paseo por las calles de Casas Baratas permite disfrutar de una gran variedad de opciones de cómo la maleza puede colonizar las aceras en un céntrico ámbito urbano. En la esquina de Concepción Arenal con la calle Pontevedra, los matorrales apenas superan aún el cierre del jardín de esta casa, pero da una imagen de deterioro de esta parte de la ciudad. La maleza está seca y no es descartable un sobresalto en forma de incendio.

Un caso llamativo

En la calle Mondoñedo, hay al menos dos fincas en las que la maleza invade la acera, la misma acera. En una, la imagen resulta llamativa, pero el matorral no dificulta el paso de los peatones. En al otra, sí; es sorprendente, dicen los vecinos, que el Ayuntamiento permita «que ocurra esto». Y esto es que por encima de la valla del jardín privado vuela una muestra vegetal tan potente como descuidada, hasta cubrir todo el ancho de la acera. Este «tejadillo» natural está lo suficientemente bajo como para dificultar el paso de los peatones de talla media. Una mujer, que en ese momento de la mañana arrastra un carrito de la compra, dice: «Tendremos que salir a la calle a protestar». Quizá, sí; hasta ahora no lo han hecho y, quizá por eso, no parece que la autoridad municipal tenga conocimiento del problema.

En la Rúa Ourense hay problemas similares a los reseñados en las otras dos calles: la maleza que sobresale de los jardines privados también afecta al espacio público, pero, por ahora, no crea problemas a los peatones.

En las inmediaciones de las Casas Baratas hay otro solar desde el que la vegetación, tras desbordar el cierre, invade la acera; este es uno de los puntos de la ciudad en los que el problema se repite cada año. Se trata del terreno que hace esquina entre las calles. Andoriñas y Doutor Gasalla. Si por una de las vías, los matorrales invaden la acera, por la otra, mucho más.

Todo llega

Por otro lado, hay que señalar que después de numerosas quejas vecinales con reflejo en la prensa, la empresa concesionaria del aseo urbano procedió a eliminar la abundante hierba que crecía en la Ronda de Fingoi, entre Armórica y Alfonso X. Tan abundante era la hierba, y florida en su momento, que parecía que alguien, sin experiencia, había plantado una banda ajardinada entre el bordillo y la acera, en el sentido de circulación desde Armórica a Alfonso X. Al pie de las escaleras más próximas a Aviación Española había una mullida alfombra vegetal.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

Casas Baratas: árboles y setos de jardines privados invaden el espacio público