Retorno a la cerámica portuguesa de vegetales de nuestras abuelas

Abre una tienda en Lugo con los característicos diseños del artista luso Bordallo Pinheiro


lugo / la voz

La decoración y la artesanía son dos de las grandes aficiones de Marisa Truque, una emprendedora lucense que puso en marcha recientemente una tienda en la calle Antón Fraguas. Por esa razón cuando se planteó la posibilidad de montar un negocio, no lo dudó. Para Zoco Deco eligió la cerámica portuguesa del artista portugués Bordallo Pinheiro. Los platos, cuencos y soperas que reproducían tomates y repollos, que no faltaban en las vitrinas de las casas de nuestras abuelas, ocupan un hueco importante en las estanterías de Marisa Truque.

«Buscaba algo -señaló- que me diferenciara del resto de las tiendas de decoración de cosas pequeñas. Hay muchas en Lugo y si quieres encontrar un hueco en el mercado, tienes que marcar la diferencia». Ese punto lo encontró en la fábrica que creó el polifacético artista portugués del siglo XIX para plasmar sus diseños. «Personalmente soy una fan de los diseños de Bordallo Pinheiro desde hace ya bastante tiempo y creo que no hay mucha oferta en Lugo de este tipo de esmaltes», señaló.

 

Vajillas de peltre

Zoco Deco también tiene a la venta algunas piezas de peltre, una aleación de estaño, cobre, antimonio y plomo, esmaltadas, que eran las vajillas y juegos de café que se usaban a diario en la mayoría de las casas, sobre todo en la zona rural porque nunca rompían, aunque se descascarillaban y oxidaban. Marisa Truque ha incorporado a su tienda las teteras y las tazas de este material, de colores diferentes, como algo más que elementos decorativos.

Los esmaltes de Bordallo Pinheiro y las vajillas de peltre son características de esta tienda que lleva menos de un mes abierta. Su propietaria ha recurrido a otros elementos que compra en Londres o en Mallorca para completar su oferta diferenciada. Entre ellos figuran las babuchas de piel vuelta, también con un toque «vintage» y a las ensaladeras mallorquinas de esmalte hechas a mano, junto a los jabones de Marsella, mantas y cojines de algodón orgánico que están expuesta en las estanterías de los 40 metros cuadrados de la tienda de la calle Antón Fraguas.

Alfombras y cestos propios

El toque personal del establecimiento lo aporta la dueña con sus propias creaciones de alfombras de cuerda y cestos, de su otra faceta, la de artesana, en la que empezó haciendo algunas piezas para sus amistades.

Marisa Truque ha hecho una selección de artículos para su tienda de decoración, tratando de adaptarlos a todos los bolsillos. Los hay desde 2,50 euros, que es lo que cuestan los jabones de Marsella, hasta los 75 euros de las etiquetas de las mantas de algodón orgánico.

«Buscaba algo que me diferenciara del resto de las tiendas de decoración que hay en la ciudad»

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
11 votos
Comentarios

Retorno a la cerámica portuguesa de vegetales de nuestras abuelas