Los pulpos del San Froilán vuelven a cocerse en agua de la traída

Una tubería de plástico conectada a la red resolvió el problema, que tardó dos días en tener solución

Los empleados de las casetas tuvieron que surtirse de agua de la cisterna enviada por el concello
Los empleados de las casetas tuvieron que surtirse de agua de la cisterna enviada por el concello

lugo / la voz

Los pulpos del San Froilán vuelven a bañarse en agua del Miño, que es el que da suministro a la ciudad de Lugo. Desde ayer a media mañana funciona de nuevo la traída de agua corriente gracias a una chapuza consistente en empalmar una tubería a una toma callejera de la malparada red de aguas de la ciudad que frecuentemente provoca reventones, que esta vez casi dejan fuera de juego a las casetas del pulpo en plenas fiestas patronales de la ciudad.

Durante un día y pico, alguno de los pulpeiros que da servicio a las cuatro casetas de las fiestas lucenses tuvo que llenar los calderos con cubitos de hielo y luego derretirlos para cocer el cefalópodo; otros carretaron como pudieron tinajas de agua que llevó al lugar el Concello de Lugo en una cisterna de las de la recogida de leche. Pero ayer volvió el agua corriente al recinto después de cuatro reventones en la anticuada red lucense. Uno de los empresarios definió la situación como tercermundista, entre otras razones porque algunos tuvieron que cerrar los servicios de las casetas y otros, para salir del paso, dieron botellas de agua mineral.

Los empresarios se quejaron de la tardanza del Concello de Lugo en resolver el problema. Los trabajos se suspendían durante las noches porque, dijo el PP, el servicio está desmantelado y además a los trabajadores les deben muchas horas extraordinarias. Para llegar a la solución, que salva este puente a los hosteleros y a los pulpeiros, tardaron casi dos días. Consistía en hacer un baipás conectando una tubería exterior para evitar así un quinto reventón en la general. Eso fue lo que finalmente hicieron. Ayer aparecía una tubería colgada de unas escaleras, una pared y discurriendo también por el suelo. Este método casero permitirá que siga habiendo pulpo, a 12 euros la ración de 250 gramos, en los últimos días del ferial de San Froilán.

Como la red de aguas lucense no merece mucha confianza por su estado, ayer al mediodía permanecía en el recinto ferial, por si acaso, la cisterna que el lunes llevó al lugar diez mil litros de agua.

La pésima red de aguas y los continuos reventones «ahogan» el San Froilán

Xosé Carreira

En lo que va de año ya se produjeron casi veinte inundaciones por fugas

En menos de un año la pésima red de aguas reventó unas veinte veces. Cinco veces fueron en los últimos días en los que el problema casi «ahoga» las fiestas de San Froilán. De hecho, los responsables de las casetas y de los calderos de pulpo estaban temerosos de que en el Concello no fueran capaces de darles el suministro necesario en estos días en los que esperan una gran afluencia de público. Algunos de los reventones tuvieron consecuencias graves al provocar daños cuantiosos como ocurrió en un edificio de viviendas situado enfrente al viejo materno infantil.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Los pulpos del San Froilán vuelven a cocerse en agua de la traída