La diversidad de versiones provoca que sean absueltos cinco dominicanos acusados de lesiones

Enrique Gómez Souto
Enrique G. Souto LUGO / LA VOZ

LUGO CIUDAD

ALBERTO LÓPEZ

La jueza dictó sentencia «in voce» al final de la vista

11 oct 2018 . Actualizado a las 21:32 h.

La fiscalía formuló acusación en su día contra cinco dominicanos y un colombiano por lesiones, como consecuencia de la pelea que se organizó después de que dos mujeres jóvenes se tirasen de los pelos y se propinasen golpes en un conocido establecimiento de venta de ropa en la capital lucense, el 11 de mayo de 2014. Ayer, al finalizar la vista, la titular del Penal 1 dictó sentencia absolutoria «in voce» ante la imposibilidad de determinar responsabilidades, debido a la total falta de coincidencia de las versiones.

Después de que las dos jóvenes se enzarzasen en una disputa, dos hermanos de una de ellas se enfrentaron, en el exterior del comercio, a varios amigos de la otra contendiente. Hubo un amplio reparto de puñetazos y patadas, pero también se usaron elementos peligrosos. Uno de los intervinientes, según parece, golpeó a otro con un cinturón. Otro de los aguerridos jóvenes usó, según parece, un objeto punzante con el que provocó a un rival una herida inciso punzante en el costado, y otra en el antebrazo derecho. La acusación pública llegó a reconocer que resultaba imposible determinar responsabilidades concretas. La jueza debió de analizar de igual modo la situación y, como era de esperar, sin objeciones de los representantes legales de los acusados, dictó sentencia absolutoria. Para cinco de los acusados (comparecieron cuatro), la fiscalía pedía 2 años y 3 meses de prisión.

Audiencia: Un juicio por presuntos maltrato y violación y otro por supuesta apropiación indebida

El jueves, en la Audiencia se verá el caso de un hombre acusado de malos tratos habituales en el ámbito familiar, agresión sexual, lesiones, coacciones y maltrato no habitual. La fiscalía pide 26 años de cárcel para un acusado de violar, maltratar y amedrentar a su mujer. El fiscal asegura que también golpeaba a sus dos hijas.