Los museos de Lugo, mapas de humanidad


director de los museos de berazategui (provincia Buenos Aires)

«Tengo nostalgia de un país que no existe todavía en el mapa». Eduardo Galeano (1940-2015).

Pocas veces había prestado atención al territorio gallego. Sin embargo, su relieve, floresta e hidrografía me era cercana. No la conocía por enciclopedias o aplicaciones digitales, sino por personas. Por mapas humanos que habiendo emigrado, supieron narrarme en palabras sobre los colores, perfumes y aromas andantes de una tierra lejana que en el ser compartida se hizo mía.

Las cartas geográficas son construcciones humanas. Representaciones de una realidad que, como las personas, cambian como los años. Los mapas son más que montañas, caminos, bosques, accidentes geográficos con rías y mares: son territorios donde las comunidades, las personas que lo habitan configuran su ser y estar. Son espacios en permanente construcción ligados a tiempos en constante correr.

Mi llegada a Lugo como museólogo y educador tenía un norte claro: conocer desde dentro el trabajo de la Red Museística Provincial (RPM), indagar ese mapa del afecto donde estas instituciones públicas generan sentidos a partir del patrimonio de lo cotidiano, de las personas que forman su humanidad ayer y hoy.

A través de una beca a la formación otorgada por el Estado argentino emprendí en junio de 2018 un viaje hacia ese lado del Atlántico. Una travesía allende el ancho mar, en inversa dirección al camino que tantos gallegos hicieran hacia Sudamérica. Pero con el mismo sentido: habitar nuevos territorios que alimenten el deseo de viajar, de trazar nuevos mapas en lo, subjetivo y lo interpersonal.

Lugo no solo atraía por su bella geografía natural y cultural, sino por un proyecto de gestión pública basado en la corriente de la Nueva Museología: la museología social. Esta perspectiva teórico-práctica nace en los años 70 y se constituye en un verdadero hito en la disciplina al reconfigurar la noción de museo del momento, comprendiéndolo como un espacio al servicio de la sociedad y su desarrollo a través de la participación de las comunidades, la recuperación de la microhistoria y sus usos en pos de la socialización del patrimonio cultural y natural en un escenario macro: el territorio.

Beca en junio en Lugo

Mi arribo a la ciudad con la beca tuvo como destino la participación en el proyecto El oficio del palabrero/a, ganador del concurso internacional Ibermuseos 2018 donde la RMP fue actor central junto a un consorcio de instituciones españolas y latinas. El encuentro con Encarna Lago -gerente de la Red Museística Provincial- y el gran equipo de profesionales que la acompañan

en cada espacio, en cada gesto y proyecto fueron un hito clave en mi mapa lucense. Su profesionalismo, enmarcados de una humanidad mayor, sirvieron de puente constante en este peregrinar -como un Santiago de los museos- en el camino formativo obtenido para desandar estrategias que potencien a los museos como ámbitos realmente abiertos, inclusivos y sostenibles desde el diálogo y la reflexión transformadora.

Los 32 días en que habité, transité y sentí Lugo permitieron reforzar el sentido que tiene hacer museología hoy en día: servir para la vida. Por medio de la RMP y sus cuatro espacios (del Mar, San Paio de Narla, Pazo de Tor y Lugo), reforcé el valor -y no el precio- del territorio, las personas y sus historias al momento de diseñar y ejecutar políticas públicas en instituciones museísticas. La reflexión teórica, pero especialmente la reflexión sobre el afecto me volvieron a confirmar que ahí mismo está el efecto.

La instancia formativa realizada contempló un plan de trabajo arduo profesional con distintas postas de pensamiento/reflexión/acción construidas en el lineamiento político de la RMP, sostenidas desde hace ya casi dos décadas:

A) Educación: ?Diseño, realización y gestión de los talleres «¿Qué ves cuándo me ves? - La identidad como construcción de libertad» para internos e internas de las Unidades Carcelarias de Monterroso y Bonxe junto al psicólogo y especialista en aspectos penitenciarios, Víctor Fraga y «Comer y pensar es solo empezar - El Museo como cocina de ideas» en el Museo Provincial de Lugo y el Museo del Mar de San Cibrao, enmarcados en el programa «Culturas en diálogo» junto a la Red Museística Provincial de Lugo y la Asociación de Inmigrantes Rioplatenses de

Lugo.

B) Accesibilidad: ?Diseño, realización y gestión de los taller «Memoria del pan, cultura de masas» en el Museo Pazo de Tor junto a la Red Museística Provincial y la Asociación de Ayuda a Personas con Mal de Alzhéimer. También, la participación dentro del taller artístico - terapéutico «AGORA Monforte» en la ciudad de Monforte junto a la restauradora Blanca Besteiro, la Red Museística Provincial y la Asociación Agora Monforte de personas con discapacidad.

C) Género y diversidad. ?Participación en la organización de Lugo Diverso/ Semana del Orgullo LGTBQA+ con el diseño, realización y gestión del taller «Catálogo participativo: el color de la diversidad» para niños y familias en el Museo Provincial de Lugo junto a la gerente de la Rede Museística de Lugo, Encarna Lago González, y la Asociación de Menores Transexuales de Galicia ? ARELAS.

D) Investigación: ?Participación en el diseño de proyectos de formación profesional en materia de Museología Social junto a la profesional mexicana de museos Patricia Torres Aguilar Ugarte, en el desarrollo del proyecto MUSApalabra para 2018-2019.

E) Gestión: Participación como asistente institucional de la RMP en el IV Foro de iniciativas feministas de Valladolid, organizado por la Colección de Arte Africano Arellano Alonso de la Universidad de Valladolid y, colaborador en el proceso de gestión de los talleres de verano de la red.

Cada momento cumplido en la beca despertó un universo de sentidos en todos los que formamos parte de una u otra acción vivida en Lugo, sus museos y sus gentes.

En mí, volvió a reforzar la necesidad que tenemos como seres humanos en reencontrarnos con los otros, esos con quienes nos configuramos como personas y volvemos a tener esperanza en que el viaje hacia lo que vendrá es mejor con todos dentro.

Los museos, como los mapas, para muchos parecen estar inmóviles (sin embargo están llenos de movimiento). Cada recoveco de sus territorios tangibles en objetos y personas, manifiestan verdadera necesidad de ser leídos en toda su dimensión. Los mapas, como los museos, pueden contar, caminar y descubrir historias. Las personas, podemos perdernos y reorientarnos en esa aventura de viajar que plantean a través de nuestra humanidad, en ese desafiante camino de vivir en comunidad, de gozar la diversidad.

Los museos como mapas del deseo, ¿qué experiencia común proponen? ¿Qué equipaje proponen para la travesía? ¿Cuál rumbo plantean como mediadores de un terreno en constante cambio? Sin dudas, ya siendo parte de la Red Museística Provincial de Lugo puedo afirmar que allí existen propuestas de caminos posibles a estos interrogantes. Solo resta animarse a emprender el viaje, a trazar junto a otros más caminos, más oportunidades que desde el vínculo nos ayuden a vivir ese país sin fronteras llamado libertad.

«Lugo atrae por un proyecto de gestión pública basado en la corriente de la nueva museología, la museología social»

«La Red Museística Provincial consigue dar respuestas a los nuevos retos de los museos, los que proponen una experiencia común

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
12 votos
Comentarios

Los museos de Lugo, mapas de humanidad