Pedáneos, un mandato sin fin que genera dimisiones y críticas al gobierno lucense

El representante de Calde se queja de falta de atención a su parroquia


lugo / la voz

En el período democrático, en el municipio de Lugo, los pedáneos, representantes de quien ocupa la alcaldía en cada momento, fueron elegidos por sus vecinos en el mandato de Novo Freire y en el primero del socialista López Orozco. Salvo algunos cambios, por dimisión o fallecimiento, quienes desempeñan tales funciones proceden de la elección promovida por el gobierno formado en 1999 por socialistas y nacionalistas. El descontento provocó la renuncia a principios del mandato del pedáneo de Muxa, Juan Gómez Senra; descontenta con el trato recibido por su parroquia, renunció la semana pasada Hortensia López, de Coeses; en Calde, Manuel Penado expresa quejas tan rotundas y se siente tan abandonado que se pregunta si lo habrán cesado sin comunicación previa. A lo largo de la zona rural, hay otros pedáneos que, en privado, expresan quejas pero prefieren no hacerlas públicas. No es menos cierto que hay voces entre los pedáneos que destacan el trabajo del concejal de la Zona Rural, Miguel Fernández. Mientras, el Bloque mantiene su reivindicación a la alcaldesa de que promueva una nueva elección de sus representantes en las parroquias.

En septiembre de 2015, el entonces pedáneo de Muxa (Santa María) preguntaba, en unas declaraciones a La Voz: «Alcaldesa, ¿aínda son pedáneo?». Y es que, una vez hecho el relevo en la alcaldía, Lara Méndez no había dado paso alguno con respecto a esos representantes suyos; ni nombramiento, ni cese, ni comunicación de ningún tipo. Gómez Senra, unos meses después, renunció. En Calde, Manuel Penado, exconcejal lucense, ironiza y comenta: «Eu esperaba que xa me tiveran comunicado que estaba cesado». Lo dice porque cuando acude al Ayuntamiento, encuentra buena atención, pero hechos, los que se dice hechos para la mejora de su parroquia, nada. Y así sigue esperando la mejora de la antigua carretera de Santiago en el tramo que afecta a su parroquia. «Véñenme á cabeza cousas de antigo. Acórdome cando me elixiron os veciños como pedáneo sendo alcalde Novo Freire. Mandoume aviso para que fora velo, e díxome que pasara polo seu despacho sempre que quixera algo para a parroquia». Apunta irónico que igual es mejor la relación del gobierno local con los pedáneos que son afiliados del PSOE.

Una de las más conocidas pedáneas, Hortensia López, presentó su carta de dimisión días pasados. En ella ponía de manifiesto que parece haber desaparecido del Concello de Lugo la ilusión y las ganas de trabajar para impulsar y crear servicios en la zona rural de los días en que salió elegida en el primer mandato de López Orozco.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Pedáneos, un mandato sin fin que genera dimisiones y críticas al gobierno lucense