«Yo no soy " runner" , soy atleta»

Cristina Veiga dice que la clave de su deporte no es correr rápido sino correr bien


LUGO / LA VOZ

Un joven futbolista suele recibir con alegría y con emoción la noticia de que el próximo domingo irá convocado con el primer equipo. Pero las horas anteriores a la competición, el sentirse parte de un grupo con el que se comparte algo que no tiene por qué ser trabajo ni ocio en sentido estricto, se sienten también de modo especial en el atletismo.

Cristina Veiga empezó corriendo por algo que puede ser casi casualidad. En el colegio de As Gándaras, en donde estudiaba, había un profesor de Educación Física, Manuel Hurtado, que la inició en el deporte; y a ese centro, luego, empezó a ir otro nombre ilustre del atletismo lucense, Serafín Carballo, fuera del horario lectivo. Así comenzó una actividad deportiva en la que logró ser varias veces campeona gallega de 100 y de 200 metros lisos, triunfando en varias categorías y logrando récords que se mantuvieron durante años y años. «Mi primera carrera fue en Lourenzá. Ir en el bus, hacer piña...», recuerda.

-Visto desde fuera, puede parecer que el atletismo es correr y punto. ¿Cuánto mejora un atleta gracias a la técnica y a la táctica?

-Si corres bien, pisas bien, respiras bien..., más avanzas. Si corres mal y cada vez corres peor, la capacidad de mejora es nula, sobre todo para los que empiezan tarde. No hay que correr rápido, hay que correr bien. Hay quien empieza haciendo el kilómetro en seis minutos, y luego lo hace en cuatro, y después avanza más. En velocidad, en cambio, la capacidad de mejora necesita una técnica muy depurada.

-¿Cuánto hay de sacrificio?

-El atletismo es muy sacrificado. Tienes una carrera, y si ese día no da resultado, te pierdes lo que viene luego. Eres tú, tú y tú. Si estás una semana mal o tienes gripe... Es un deporte sacrificado, y más en Lugo, con un clima duro en invierno, con poca luz de día...

-¿Compensan al final todos los sacrifricios que se hacen?

-Me ha compensado, no solo en la salud sino como persona: he estado en ciudades, he conocido países, he aprendido a luchar... Aún acabo de llegar ahora de correr.

-¿Se puede decir que el atlestismo la hizo persona?

-Sí. Estás con más gente. En la relación con la gente te ayuda a ser persona.

-¿El atleta es siempre atleta?

-El atleta morirá atleta. Yo no soy ‘runner’, soy atleta: me gusta correr, ir al gimnasio... La persona que fue atleta lo será siempre. Estoy sentada en un banco del [paseo del] Rato, veo gente correr y digo ‘ese corre bien’. En el campeonato de Berlín [disputado el mes pasado] vi todas las carreras.

-¿Las figuras como Usain Bolt o Serguéi Bubka, por ejemplo, ayudan al atletismo o son solo un estímulo para de arriba?

-Las figuras ayudan; pero [Usain] Bolt solo hay uno y [Serguéi] Bubka solo hay uno. Hay muchos atletas buenísimos que no tienen esa repercusión; pero todo lo que sea hablar de un deporte (por ejemplo, el piragüismo, con esos gallegos tan buenos que tenemos) siempre ayuda, porque son deportes duros. Sabes que solo puede haber un primero; pero llegar a una final de un mundial y quedar quinto tiene mucho mérito. El trabajo que hay detrás de llegar a una final es mucho. Yo corrí en la época de Sandra Myers [atleta estadounidense que se nacionalizó española, medalla de bronce en 400 metros en el Campeonato del Mundo de 1991]: la vi entrenarse, y era una ‘pasada’.

«Hacía series por la mediana de Ramón Ferreiro, por el medio de los setos»

Si practicar un deporte como el atletismo produce satisfacciones que no son económicas, más se debe notar esa sensación en una ciudad como Lugo.

-¿Hay una vocación mayor en un atleta de Lugo teniendo en cuenta el clima del invierno?

-Te adaptas a todo porque te gusta. Cuando yo hacía atletismo, no había pistas de tartán; en las pistas de As Pedreiras, solo me entrené un año. Antes hacía series por la mediana de Ramón Ferreiro, por el medio de los setos. Con eso te digo todo. Los inviernos de ahora no son ni la mitad de los de entonces: a las siete de la tarde, con niebla... Pero te adaptas porque te gusta. La ilusión puede con todo, y si hay resultados, cada vez te animas más.

«Hacía series por la mediana de Ramón Ferreiro, por el medio de los setos

-¿Cómo ve hoy el atletismo en la ciudad?

-Creo que hay chavales que están corriendo bien. Mi hija está en la Escuela Atlética Lucense. Pero no veo que puedan salir a corto plazo; hay que esperar. La clave está en la edad a la que empiezan.

Del aviso a los imprudentes a las carreras para conservar la forma

Para Cristina Veiga, entre los atletas y los runners hay diferencias. Una de ellas, dice, está en que estos se lanzan a correr sin medir a veces posibles riesgos. «Hay que saber las características de cada uno, la edad, el sexo... Bienvenida sea la gente que hace deporte. Pero hay que informarse un poco; luego hay lesiones, problemas cardíacos...». Ella sigue corriendo, aunque no en pruebas de velocidad; dice que lo hace solo para conservar la forma, si bien ha llegado a completar algún medio maratón.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

«Yo no soy " runner" , soy atleta»