La violencia sexual sobre menores, un mal oculto por falta de datos

maría m. guntín / m. c. LUGO / LA VOZ

LUGO CIUDAD

Galicia es la única comunidad que no tiene datos sobre las notificaciones que comunican la sospecha de violencia sexual

16 sep 2018 . Actualizado a las 05:00 h.

Las cifras del Consejo de Europa dicen que uno de cada cinco menores sufren o han sufrido violencia sexual en algún momento de sus vidas. Trabajar sobre la prevención y la detección son dos de los puntos clave para que los niños puedan ver si están en una situación de violencia sexual, que engloba entre otras prácticas, abusos, prostitución, pornografía y sexting.

El problema que persiste en Lugo y en toda la Comunidad es la ausencia de datos que permitan conocer la situación real de los menores. «Es importante formar a profesionales sanitarios, educadores y juristas», explicó Aída Blanco Arias, presidenta de la asociación Amino, en unas jornadas celebradas en Lugo.

Indicadores

«Se dividen en específicos e inespecíficos», explica Blanco Arias, que también cuenta que los primeros incluyen «la masturbación y fisuras anales o vaginales». Sin embargo, los inespecíficos tienen que ver con que los pequeños tengan «dolor de barriga o lloren sin motivo, así como la rigidez absoluta», explica.