Marta Marrero: «Nos crecemos en las adversidades»

El padre de su pareja deportiva, Alejandra Salazar, murió justo antes de estrenarse
en el Open de Lugo


LUGO / LA VOZ

Marta Marrero (Las Palmas, 1983) llegó el martes a Lugo. Entrena sola en una de las pistas del centro D10, en Outeiro de Rei. Cuando nos ve, sonríe y hace una pausa para atender a la entrevista.

-¿Y su compañera, Alejandra Salazar?

-El padre falleció ayer [dice por el miércoles].

-Vaya, si van a jugar imagino que será muy condicionadas.

-Sí, está claro que viene en unas condiciones un poco bajas de moral y será un torneo difícil, pero ella ha querido estar aquí jugando, que ya dice mucho. Veremos qué tal. Nos cambia las perspectivas que teníamos, pero quién sabe, ante las adversidades muchas veces nos hemos crecido y sabido llevarlo.

-Llevan un año alejadas del primer puesto en el ránking...

-Estuvimos en el uno el 2016, el año pasado fue cuando se lesionó Alejandra. En ese momento estábamos en el uno o en el dos, cerca de perderlo. El año pasado jugué con Cata Tenorio y terminé en el dos de parejas. Este año, después de un año parada Alejandra, pretendemos ir poco a poco. Hasta que coges confianza, con una lesión tan importante como el cruzado en la rodilla es cuestión de tiempo.

-¿Ella tiene ganas de volver a verse en su mejor nivel?

-Sí, totalmente. Ya está muy cerca y trabajando para ello.

-¿Qué esperan de este Open?

-Venimos de hacer un torneo muy bueno en Andorra, perdimos en la final contra las gemelas. Íbamos 3-1 en el tercero, arriba, con saque y al final se nos escapó. Estamos recuperando nuestro juego, nuestro nivel. Somos de pensar en el partido a partido. Veremos qué tal.

-Y de la temporada, ¿se han marcado algún objetivo?

-Sabíamos que iba a ser un año difícil, de sensaciones, de encontrarnos otra vez en pista y que Alejandra vaya cogiendo confianza en la rodilla. Poco a poco estamos consiguiendo el nivel. Queda la mitad de la temporada, con lo cual hay camino todavía por recorrer. Esperamos acabar el año con muy buenas sensaciones.

-¿Ya conocía la ciudad, tuvo tiempo a ver algo?

-Estuve comiendo por el centro, por la Muralla. Es muy bonito, no lo conocía y me ha sorprendido el ambiente. A parte que comimos fenomenal.

-¿Qué le está pareciendo la edición y el seguimiento? ¿Está habiendo ambiente?

-Sí. Estos días por la tarde está habiendo bastante buen ambiente. Las instalaciones son muy buenas y parece que no hace tanto frío como acostumbra aquí, ¿no? Estoy muy cómoda aquí.

«Jugué al tenis toda mi vida, fue una casualidad que empezara en el pádel»

-Cuénteme de su historia personal, porque usted antes jugaba al tenis, ¿no? ¿Cómo fue ese salto a otro deporte?

-Sí, jugué al tenis toda mi vida, desde los 7 años. Me retiré a los 26 por una lesión en el tobillo. Me operé y estuve de 43 en el ránking WTA. Fue un poco casualidad que empezara en el pádel, a través de una amiga. Al principio no tenía ninguna intención de viajar ni competir porque llevaba toda la vida haciéndolo con el tenis, con la exigencia que tiene ese deporte. No me apetecía meterme de lleno en eso otra vez. Digamos que me fui enganchando y después de un año tomándomelo como una afición, me lo empecé a tomar más en serio. Supongo que me entró la vena competitiva y aquí estoy.

-Esa vena nunca se pierde.

-No [ríe].

-¿Cómo fue la transición? Porque son deportes de raqueta, pero muy diferentes...

-Totalmente. Son deportes muy diferentes. Llevo siete años jugando a pádel y me ayudó, en ciertos aspectos, haber jugado al tenis. Sobre todo, por ejemplo, a nivel de haber usado una raqueta. En ese sentido es algo similar, los golpes son similares, aunque la técnica es bastante diferente. El tema de las paredes es lo que más me costó. Sí que puede ayudar haber jugado al tenis, porque puedes cogerlo mucho más rápido, pero tienes que dedicarle mucho tiempo para pillarle el truco al pádel en sí.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Marta Marrero: «Nos crecemos en las adversidades»