Armas legales contra los okupas

El movimiento vecinal quiere saber cómo actuar cuando alguien accede a una vivienda de forma irregular

.

lugo / la voz

La Federación de Asociaciones de Vecinos de Lugo organizó para el próximo día 27 unas jornadas en las que pretende informar y dar claves para actuar en caso de que entren okupas en una vivienda. Será en el salón de actos de Abanca. El programa está todavía por confirmar, pero se espera que participen el presidente de la Audiencia, José Antonio Varlea Agrelo, un fiscal, representantes del Colegio de Abogados, de la policía y de otros estamentos relacionados con la justicia, con competencias en la materia.

Con esta iniciativa, según explicó Jesús Vázquez, pretenden facilitar armas legales a los propietarios que son víctimas de okupas, un problema que va a más.

Como el aforo del salón de actos está limitado a 200 personas, los interesados en acudir a la jornada y que no pertenezcan a ninguna asociación tendrán que solicitar plaza llamando por teléfono en la federación.

El movimiento asociativo, según Jesús Vázquez, afronta con este encuentro un problema frente al que los propietarios de las viviendas no saben cómo actuar. Según dijo, invitaron desde la policía, que es la primera instancia a la que recurren los afectados cuando se encuentran con el problema, hasta las instancias judiciales. Una de las cuestiones que abordarán será el desahucio exprés, que es una herramienta con la que cuentan los propietarios, frente a los largos y farragosos procedimientos judiciales para poder expulsar a los okupas.

Los dueños de las casas se encuentran en la mayoría de los casos con okupas que cuentan con asesoramiento y que saben cómo actuar frente a los propietarios, amparándose en la normativa vigente, que se sienten con las manos atadas para poder recuperar sus propiedades.

En varios barrios de Lugo hay una importante presencia de okupas. A Milagrosa y el barrio Feijoo son dos de los ejemplos más claros de este tipo de procedimientos.

Además de la ocupación de la vivienda con una patada en la puerta y la colocación de candados, se han popularizado otros procedimientos. Uno de ellos es a través del alquiler del piso, que el inquilino deja de pagar y que exige una indemnización para dejarlo libre. Trascendieron varios casos de prácticas de este tipo en las que, en algunos casos el inquilino cede y acaba pagando para recuperar la vivienda y evitar males mayores. En otros casos se negaron a este tipo de chantaje.

Los juzgados lucenses recogen la diferente casuística mediante las denuncias presentadas por los propietarios.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Armas legales contra los okupas