¿Qué música suena en las noches de Lugo?

Una ruta a través de los bares y pubs más frecuentados de la ciudad permite saber lo que se escucha en los locales

x.m.p.
lugo / la voz

Unos pasos después de cruzar la Porta Nova, ya dentro de los muros romanos, se oye la música y el jolgorio característicos de la céntrica calle: un ambiente desenfadado y veraniego a partes iguales para empezar una noche de fiesta. Chicas y chicos aprovechan los días en que no llueve y el frío deja una tregua para llenar las terrazas de la Rúa Nova. Desde las ocho de la tarde e incluso antes, decenas de personas llenan la zona de vinos en una calle en la que la mitad de las casas están en estado semirruinoso. Puede que formen parte del atractivo de la ciudad.

La música comparte protagonismo con el alcohol, un reclamo para turistas y locales. A Nosa Terra es uno de los clásicos de Lugo, y Ave César es otro de los locales con la clientela más joven. En algunos de los bares también hay niños, a pesar de la prohibición que explica que los menores no pueden entrar en los locales nocturnos. Los trabajadores de los bares confiesan que muchas veces «si conocemos los menores, hacemos una excepción». El ocio nocturno al alcance de todos sin importar la edad.

En Urban People explican que en verano hay más gente de lunes a viernes y menos los fines de semana y que, en época invernal, ocurre justamente lo contrario. En la Rúa Nova algunos locales echan el cierre a las dos, pero lo cierto es que en otros se puede disfrutar de una cerveza hasta pasadas las cuatro de la mañana.

La luz de las llamativas lámparas que cuelgan del techo de Ambigú invitan a pedir la primera copa y que esté cargada. De fondo, Girls just wanna have fun (Cindy Lauper) y Aquí no hay playa (The Refrescos) sirven como banda sonora a un ambiente ochentero que invita a mirar atrás con nostalgia. El siguiente paso, La Roma, Medievo y Onda Media, con reguetón de las últimas tendencias, se llenan de adolescentes y jóvenes. En el que fue el primer pub de Lugo, el Dvorak, también suenan ritmos de los 80 y 90. El Anagrama se llena a partir de las tres de la madrugada a ritmo de Becky G, Aitana y su Teléfono, Bad Bunny y Jennifer López.

Al Johnie Walker no solo se va a beber whisky, también a ligar. Aretha Franklin es la reina del soul, y su adiós se escucha desde la puerta de un local en el que es posible entrar con deportivas o con tacones de infarto. Un seis de corazones cuelga de la salida de emergencia con una incripción que dice ‘tuya’, y es que lo que ocurre en las calles de Lugo a horas intempestivas se queda en las rúas. Los besos también son los protagonistas de las noches, inundando cada esquina con un horizonte de parejas abrazadas. De madrugada no importa si son cinco años o cinco minutos: la pasión y el acohol siempre se han llevado bien.

Las nubes de fumadores a la salida son otro clásico en esto de trasnochar, así como los baños de chicas, en los que se suceden las inscripciones filosóficas y los abrazos sinceros por los dramas ajenos de desconocidas.

A la hora de reproducir la música, la mayoría de locales cuentan con pantallas en las que una lista de reproducción de Youtube muestra los videoclips de los diferentes artistas. El polémico Maluma también está en las listas de éxitos. Eso sí, a partir de las tres de la mañana la penumbra penetra en los locales, que cambian la luz por otra más tenue.

El paso anterior a la retirada o ya para ultimar la noche podría ser O Chupito, que ofrece más de 150 pócimas, todas distintas. Mezclar vodka y tequila nunca fue una buena opción. Uno de los camareros recuerda nostálgico la época ochentera a la que traslada la música de los 90. «Recuerdo cuando grababa directamente de los altavoces», un hábito ya extinguido. Shakira se mezcla con Café Quijano y Ricky Martin. En El Gandul Romeo Santos llena el local de jóvenes que bailan al ritmo de sus bachatas. Lo que sí está claro es que el alcohol acelera el proceso natural de ligar.

Pero las seis de la mañana es una hora más que prudente para los madrugadores y quizás demasiado tardía para los noctámbulos. La fiesta continúa en los after, y un ejemplo es el Samba, en la calle Tui, que se llena de ritmos latinos hasta las once o las doce para los de más aguante. En la Praza da Soidade los adolescentes hacen botellón hasta que no pueden más o hasta la hora pactada con sus padres. Lo que sí está claro es que este ritmo no lo aguanta cualquiera.

El sonido de reguetón se repite en los pubs

Una crítica podría ser que las canciones son similares en todos los locales de moda, en los que el reguetón es el protagonista. Encabezan la lista Sin pijama (de Becky G. y Natti Natasha), El Préstamo (de Maluma), Échame la culpa (de Luis Fonsi y Demi Lovato), Criminal (de Natti y Ozuna), Cuando nadie me ve (de Morat), A partir de hoy (de David Bisbal y Sebastian Yatra) y Perro fiel (de Shakira con Nicky Jam).

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
15 votos
Comentarios

¿Qué música suena en las noches de Lugo?