«La madera en la construcción dura siglos, pero hay que saber trabajarla»

Defiende las virtudes de este material para edificar y potenciar el sector forestal

.

Lugo / La Voz

El catedrático Manuel Guaita Fernández dirige la Plataforma de Enxeñaría da Madeira Estrutural (Pemade) del Campus Terra de Lugo y el máster único en España de Enxeñaría da Madeira Estrutural. Este investigador defiende las ventajas de potenciar el uso de madera en la construcción.

-¿Cómo responde la madera en construcción en términos resistencia, deterioro o incendio?

-La madera en la construcción dura siglos, pero hay que saber trabajarla. Si nos trasladamos varios siglos atrás tenemos la prueba, puesto que hay cubiertas de madera que resisten, porque los carpinteros sabían trabajarla. Lo que hace falta es formación. Sabemos qué es lo que la biodegrada -por ejemplo, la madera al 12% de humedad no entra en pudrición-, y a partir de ahí es necesario un buen proyecto en manos de expertos y cuidar los detalles constructivos.

-¿Hay en Galicia arquitectos formados para trabajar y diseñar con madera?

-Cada vez más. Llevamos ya ocho ediciones del Máster en Ingeniería de la Madera Estructural, con 25-30 alumnos cada año, y hay titulados que ya están realizando trabajos de alto alcance en arquitectura con madera. También las empresas del sector se están interesando cada vez más en la construcción con madera. Esta formación que se imparte en el Campus Terra de Lugo, trabajando la madera de forma monográfica desde hace diez años, es única en España. En el País Vasco tienen pensado poner en marcha próximamente una formación similar en la Escuela de Arquitectura.

-¿Cualquier madera sirve para la construcción?

-A priori, sí, pero cada una tiene sus especificidades. La madera es resistente por sí misma, pero las hay que se adaptan mejor para carpintería, otras para estructuras, otras para ebanistería... En estructuras, las que se reconocen en la norma española son pinos (radiata, pinaster, silvestre y laricio), castaño y eucalipto globulus. Pero hay más maderas ideales que se tienen que incorporar a ese catálogo, como el carballo gallego, una especie óptima para estructuras, aunque ahora mismo no hay una gran cantidad de madera de roble disponible para uso estructural. Desde Pemade no queremos hacer un monográfico de una especie, sino que trabajamos con pinos, castaños, carballos, eucaliptos... apoyando la biodiversidad territorial.

-¿Qué supone para Galicia potenciar la madera en la construcción?

-En Galicia tenemos un sector forestal muy potente y sería interesante que el monte gallego se implique hacia la innovación con productos de mayor valor añadido, contando desde la unidad con todos los agentes implicados en la toma de decisiones. Sería una forma de impulsar la bioeconomía y de reducir los incendios forestales. Poniendo en valor el sector forestal se reduce el abandono, que es una de las principales causas de los incendios, y se apoya el medio rural. Por cierto, la labor que está realizando toda la cadena de valor en este sector tiene toda mi admiración. Contamos, además, con la reciente creación de la Agencia de la Industria Forestal y con el CIS Madeira, y entre todos coordinados creo que estamos sumando esfuerzos para conseguir un sector forestal más competitivo y acorde con las demandas de la sociedad gallega a todos los niveles.

«Sería interesante que el monte gallego se implique hacia la innovación»

«Para estructuras, las maderas que reconoce la norma española son pino, castaño y eucalipto»

«El eucalipto es un superárbol, pero también lo es el carballo»

El eucalipto es una de las maderas demandadas en construcción.

-¿Qué opina de la polémica sobre las plantaciones de eucalipto?

-Yo represento un puente entre el sector forestal y la construcción, por lo que veo el eucalipto como una especie que ya está implantada y que genera bioeconomía y además tiene diversos usos en construcción. Es cierto que se necesita hacer una planificación global de todo el territorio, del monte, que incluye el eucalipto, pero también otras especies, y todo en su justa medida. Como en todo, ser dogmático, simple y generalista no es bueno. Debemos trabajar para lograr un monte bien gestionado y un sector forestal pujante, y para ello es necesaria la unidad y la información. Para mí, el eucalipto es un superárbol, pero también lo es el carballo; yo no tengo un árbol favorito, ni mucho menos un árbol enemigo. Lo que sucede en el monte es consecuencia de la actividad humana, que debe ser cabal, coherente, eficiente económicamente y también integrada en los conceptos propios de la ecología, el equilibrio, el paisajismo y garantista del futuro de la humanidad hacia la salud y la protección del medio ambiente.

-¿Reciben encargos en cuanto a construcción con madera?

-Como plataforma de la universidad, nuestro papel es más de investigación, formación y asesoramiento, no somos una oficina técnica de cálculo, aunque colaboramos en el caso de problemas estructurales singulares que soliciten nuestra colaboración. Por ejemplo, sí que hacemos controles de calidad de ejecución, tenemos un laboratorio acreditado... En cuanto a la cubierta gridshell de eucalipto que instalamos en la Politécnica, desde Pemade hemos hecho un desarrollo tecnológico y lo estamos difundiendo en el máster.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

«La madera en la construcción dura siglos, pero hay que saber trabajarla»