La jueza pitonisa: «Consulté el tarot y dice que mi futuro dentro de la Justicia es bastante malo»

e. g. souto / M. Cabana LUGO / LA VOZ

LUGO CIUDAD

La jueza María Jesús García, en una foto de archivo realizada en Lugo
La jueza María Jesús García, en una foto de archivo realizada en Lugo Carlos Castro

En contra de lo que consideraba la propia jueza, el Consejo del Poder Judicial ha decidido rechazar suspenderla

01 ago 2019 . Actualizado a las 13:37 h.

Es una madrileña de 1963, que superó las 25 asignaturas de la carrera de Derecho con 21 matrículas, al mismo tiempo que trabajaba en gimnasios y ocasionalmente recogiendo judías en Inglaterra. María Jesús García Pérez accedió en 1991, al primer intento, «estudiando 18 horas diarias», a la carrera judicial. Es la titular del Juzgado de Vigilancia Penitenciaria número 3 de Galicia, con sede en Lugo. Estos días está pendiente de la decisión que adopte la Comisión Disciplinaria del Consejo General del Poder Judicial sobre la propuesta de suspensión por seis meses que ha hecho el instructor del expediente que le abrieron por ejercer como tarotista en Lugo. María Jesús García habla por primera vez para un medio de comunicación desde que se conoció que el presidente de la Audiencia de Lugo había informado sobre ella a la Sala de Gobierno del Tribunal Superior de Xustiza de Galicia. Dice que la consulta era de su asistente doméstico, aunque reconoce que a ella le interesan estos asuntos. Ha estudiado el tarot y admite que en alguna ocasión, esporádicamente, atendió ella la consulta. La jueza apunta que estudia jubilarse anticipadamente si finalmente el Consejo del Poder Judicial acuerda su suspensión. «Estoy negra, lo paso fatal», dice. Pese a ello, sonríe y no elude ninguna pregunta.

-La semana pasada viajó a Madrid para declarar en el expediente que le abrieron.

-Sí. Fui a Madrid y le expliqué al instructor lo que había de esto del tarot. Por escrito le he explicado más cosas. Por ejemplo, que aunque la consulta es de mi asistente doméstico, alguna vez lo hacía yo ocasionalmente. Que es un acuerdo entre particulares. Y que lo que considero verdaderamente ilegal es que entren periodistas camuflados en mi casa.

-¿Cómo cree usted que acabará este asunto?

-Con mi expulsión de la carrera judicial. Según volví de Madrid, me enteré por la prensa de la propuesta que había para suspenderme por seis meses. Van a pretender un castigo ejemplar.