Un grupo investigará la explotación conjunta de madera de pino y resina

Colaboran la USC, empresas de extracción y comercialización y un centro tecnológico

.

lugo / la voz

Los resineros empezaron a llegar a los pinares gallegos hace unos cuatro años. Ahora son diez los profesionales que se dedican a esta actividad, que en el último año comercializaron 45.000 kilos de este producto y dos empresas constituidas a su amparo, entre ellas la de la ingeniera forestal Erika Martínez, primera mujer con título de resinera en Galicia. Martínez es la principal promotora de la creación de un grupo operativo para investigar y adaptar el aprovechamiento de este producto natural al maderero. En esta iniciativa están implicados la USC, un centro tecnológico asturiano, dos asociaciones y empresas de Galicia y Segovia. Se desarrollará en los próximos tres años.

El grupo operativo, que ha superado la primera fase, presentará el proyecto en septiembre. En él participarán ocho colaboradores, que se reunirán próximamente para avanzar en los objetivos. Se trata Manuel Guaita, director de la Plataforma de Madeira Estructurada (Pemade); Manuel Marey, director de Proepla, ambos profesores de la Politécnica de Lugo; Rafael Zas Arregui, del Centro Superior de Investigaciones Científicas; Juan Majada del Centro Tecnológico de la Madera, de Asturias; Resinas Naturales, una fábrica con sede en Segovia, que lleva años implantada en el sector; Rincón de la Vega, también de Segovia; Letme Soluciones, la compañía constituida por Erika Martínez; la Federación de Rematantes e Maderistas de Galicia y la Asociación Nacional de Resineros.

Según explicó Erika Martínez, con este proyecto pretenden adaptar el aprovechamiento resinero a las masas de pino que se usan para la producción de madera. A diferencia de otras zonas, como Segovia, con gran tradición resinera, el aprovechamiento principal y lo que genera ingresos a los propietarios de los montes es la venta de trementina.

Recogidos 45.000 kilos

La investigadora cuenta con datos sobre las producciones de resina desde hace cuatro años. Partieron de la venta de 2.500 kilos de esta secreción orgánica, con aprovechamientos industriales a los 45.000 de la última campaña, la del pasado año. El proyecto contempla varias líneas de trabajo para el aprovechamiento de la resina entre los 17 y los 22 años, que es cuando se producen las claras intermedias de los pinares y los años previos a la corta final. «Tratamos -explicó la investigadora y resinera- de conseguir rentas intermedias previas al aprovechamiento del monte».

Esta iniciativa supone, según Martínez, un incremento de la productividad de la masa forestal; ingresos intermedias para el propietario; generan empleo; previene los incendios y fijan población en el rural.

La investigadora parte de que cada pino produce de media en Galicia 3 kilos de resina al año y en que en cada hectárea, después del clareo, quedan 800 ejemplares de esta especie. El precio de mercado actualmente es de un 1 euro el kilo.

Los resineros pueden empezar a realizar su trabajo a partir de los 20 centímetros de diámetro de un árbol, que es cuando tiene entre 17 y 22 años.

Los resineros se comprometen a mantener limpio el monte. Lo desbrozan y realizan podas hasta los tres metros.

3 kilos

Producción de cada pino al año

Se empieza a resinar cuando el árbol alcanza los 20 centímetros de diámetro.

Votación
2 votos
Comentarios

Un grupo investigará la explotación conjunta de madera de pino y resina