El bombero multi deportista que decidió escapar del zulo

El lucense Marcos Rodríguez se va con su hija y otra joven deportista a una competición internacional de élite que se celebra en Alemania


lugo / la voz

En su anterior puesto de trabajo pasaba alrededor de unas diez horas al día encerrado en un pequeño local apenas dos por dos, sin ventanas. Un día decidió que había que escapar de ese «zulo» y acabó haciéndose bombero, una profesión que, asegura, le encanta. Logró hacer lo que quería y, además, tener tiempo libre para entrenar y prepararse en las muchas disciplinas deportivas que practica. Esta es una parte de la historia de Marcos Rodríguez Baliña, el bombero lucense que, al borde de los 47 años, además de tener varios títulos deportivos, entrena a su hija Claudia Gámez, de 14 años, una gran promesa en diversas modalidades deportivas y también a Andrea Vidal, de 17. Con ellas irá próximamente a un torneo internacional a Weiden, en Alemania.

Marcos lleva quince años como bombero en Lugo y destaca que siempre hizo deporte. Empezó por el fútbol, entre otras razones porque su padre jugó en el Celta. «Jugué hasta los 18 años y llegué a Preferente con la Sociedad Deportiva Sarriana, pero después empecé a trabajar», recordó. Con el fútbol también hacía artes marciales y triatlón. Llegó a ser campeón de España con la selección gallega en la que estaban Iván Raña, Gómez Noya (cuando era juvenil) y Carlos Prieto.

Antes de conseguir la plaza de bombero, recuerda, trabajaba en una oficina de ingeniería. «La dejé para tener tiempo para poder entrenar. Pasaba diez horas en una habitación reducida y sin luz natural. No es que no me gustara la profesión, pero realmente no me sentía bien así que me presenté a bombero aprobé y ahora tengo un trabajo que no cambio por ninguno. Es, además, un puesto basado en valores del deporte: compañerismo, acción y el control de nervios», explicó.

Destaca que en el parque de Lugo no hay muchos efectivos y, en ocasiones, «te sientes inseguro». De hecho, la plantilla viene reclamando constantemente más personal puesto que está muy por debajo de la media porque las plazas no se cubren. Cualquier día no habrá bomberos suficientes en caso de necesidad.

Cuenta que el salario no le da para mucho pero, por lo menos, para sufragar los gastos que suponen las competiciones. Su hija y la otra muchacha a la que entrena tienen algunas ayudas, pocas. Para bomberos no hay prestaciones. Dice que puede participar gracias a que su esposa trabaja y el apoyo de la familia.

«De todos modos, mi compromiso con el deporte es totalmente vocacional, por gusto; no por dinero ni reconocimiento. Es una forma de vida sana que te aleja de otras cosas», explicó Marcos.

Marcos, Claudia y Andrea se van a Weiden (Alemania) para participar en un campeonato europeo del 27 al 29 de este mes. Tendrán que competir en natación, tiro y atletismo en un caso y en natación y atletismo en otro. En los últimos meses pasaron por varias competiciones internacionales en las que ellas consiguieron excelentes resultados.

Claudia tiene en su palmarés varios campeonatos de España de «triatle», biatlón y pentatlón moderno. Por su parte, Andrea suma varios primeros puestos en diversos campeonatos de España en la categoría cadete. En pentatlón es de las más rápidas del mundo.

Los tres acuden casi a diario a entrenar. El miércoles, por ejemplo, fueron a las pistas de As Pedreiras para disparar. Marcos Rodríguez destaca que usan una pistola que hace disparos láser a un receptor. Tiene sus complicaciones porque esa prueba hay que hacerla después de correr y nadar. La fatiga influye decisivamente en el pulso. Por cierto que Andrea Vidal es campeona de España de tiro olímpico.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

El bombero multi deportista que decidió escapar del zulo