Todo sirve a los cacos: luminarias, cables, perfumes o dinero

Juzgada una pareja por hurtar la misma tarde en cuatro establecimientos de una cadena de perfumerías


Lugo / La Voz

Todo sirve a los cacos para tratar de sacar de mal año a sus bolsillos. De poco sirve, según se ve, que un día tras otro, otros esforzados colegas en el arte de llevarse lo ajeno acaben ante el juez y condenados. Prácticamente todos los días sale alguno de ellos del edificio acristalado de la Plaza de Avilés con una sentencia condenatoria. Ayer, en el Penal 2 se vieron algunos casos de pequeños cacos sin éxito, a los que tanto les sirven unos cables como perfumes o dinero.

Hay amigos de lo ajeno que parecen tener una marcada inclinación por una determinada firma comercial. Es el caso de un hombre y una mujer juzgados ayer (ella no compareció). El 20 de septiembre de 2012, ambos originarios de Ecuador, visitaron varios establecimientos de la firma Arenal en la capital lucense. Según el escrito de acusación, entre las 15.00 y las 15.30 horas accedieron al establecimiento sito en la avenida Benigno Rivera, de donde se llevaron dos perfumes, valorados en 189,23 euros. Poco después, alrededor de las 17.30 horas, entraron en el establecimiento de dicha marca en la calle Quiroga Ballesteros y se llevaron diecisiete productos, tasados en 1.296,11 euros. Todavía les dio tiempo para acudir a otros dos locales de la misma empresa. A las 20.00 fueron al de la Ronda da Muralla, de donde se llevaron 2 perfumes, por importe de 135,68 euros. Por último, en el local del centro comercial de As Termas sustrajeron, siempre según el escrito de la acusación pública, siete productos, por importe de 497,30 euros.

La fiscalía pide para cada uno de los acusados 18 meses de prisión, e indemnización a la empresa perjudicada en 2.118,32 euros.

Por su parte, un hombre aceptó seis meses de prisión por llevarse dinero del Hostal San Roque. Según la fiscalía, el 23 de noviembre de 2015, sobre las 12.30 horas, el ahora condenado entró en el citado establecimiento, sin que nadie lo viera forzó la cerradura de un mueble y se llevó una caja que contenía 428 euros. El valor de la caja fue tasado en 39,60 euros. Inicialmente, la fiscalía solicitada dos años de prisión.

Antigua discoteca

Dos hombres aceptaron ayer sendas condenadas por un robo de material cometido el 30 de junio de 2014 en la antigua discoteca de Guitiriz, de donde se llevándose grifería y luminarias. Uno de ellos, al que le fue aplicada la agravante de reincidencia, aceptó ocho meses de prisión, pena cuya ejecución se suspende. El otro acusado aceptó seis meses de prisión y, también en este caso, se suspende la ejecución de la pena.

Según el relato de la acusación pública, en la fecha indicada, alrededor de las ocho de la tarde, los acusados subieron al tejado de la antigua discoteca, que dejó de funcionar en 1991. Una vez dentro del almacén, provistos de un saco de tela, una sierra para metal y una cuchilla, cortaron cables, desmontaron grifería, cogieron luminarias y otro material eléctrico.

Los acusados fueron sorprendidos por las fuerzas de seguridad. Emprendieron la huida, pero fueron alcanzados por los agentes.

Piden dos años de prisión para un hombre juzgado por quemar contenedores en Tino Grandío

Cada año, el parque de contenedores de residuos de Lugo sufre un considerable número de bajas debido al fuego. Los incendios no siempre son provocados, pero en algunos casos sí. Ayer fue juzgado, en ausencia, en el Penal 2 de Lugo un hombre acusado de quemar un contenedor de residuos sólidos y de dañar otro de papel. Ocurrió el 11 de marzo de 2015, en la calle Tino Grandío de la capital lucense. El ministerio público solicita una condena de dos años de prisión por un delito de daños mediante incendio.

El hombre juzgado ayer fue detenido por agentes del Cuerpo Nacional de Policía en un bar. Un matrimonio que pasaba por la zona avisó a la policía. Ayer declaró otro testigo. La defensa trató de evitar responsabilidades a su patrocinado apuntando que, por el modo en que se llevó a cabo la detención, el autor de los hechos podría ser una persona distinta al acusado.

El ministerio fiscal entiende que el hombre acusado arrojó en el interior de los contenedores algún tipo de objeto o sustancia que provocó que empezase a arder.

Indemnización

El importe de los daños fue tasado en 788 euros, cantidad que reclama el propietario de los contenedores, es decir, el Ayuntamiento de Lugo. El fiscal solicita que la condena incluya la indemnización al Concello en la citada cantidad.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Todo sirve a los cacos: luminarias, cables, perfumes o dinero