«Un matemático solo necesita un lápiz y un papel»

David Gómez Castro acaba de recibir uno de los premios a los seis mejores jóvenes investigadores en Matemáticas

.

LUGO / la voz

David Gómez Castro (Lugo, 1991) es unos de los seis jóvenes investigadores españoles que acaban de recibir el Premio de Investigación Matemática Vicent Caselles que convocan la Real Sociedad

Matemática Española (RSME) y la Fundación BBVA. Estos galardones reconocen la creatividad, la originalidad el logro en el campo de las Matemáticas en los primeros años de la profesión científica, con lo que suponen un estímulo para que estos jóvenes desarrollen y no abandonen su labor investigadora. El propio David Gómez Castro, graduado y doctor en Matemática por la Universidad Complutense de Madrid, apunta que para él el premio supone un impulso porque le permite participar con más garantías en convocatorias de becas y plazas de profesorado, «además de que a título personal es importante que valore tu trabajo un jurado».

-¿En qué consiste el trabajo premiado?

-El premio reconoce las tesis que presentan los jóvenes matemáticos entre los años 2015 y 2017. La mía la defendí a finales del pasado año y se centra en el estudio de ecuaciones de reacción-difusión semilineales en dominios acotados. Para que se entienda, son las ecuaciones que se producen en algunos procesos físicos, como por ejemplo las que te dicen cómo se mueve el calor a lo largo del tiempo. Yo lo he analizado en los modelos de reacción-difusión en el comportamiento de las batería de litio. Traté de analizar si las ecuaciones que hicieron los ingenieros de los años setenta estaban bien fundadas para evitar que la temperatura crezca o desacelere.

-¿Por qué este tema?

-Me lo orientó mi profesor de tesis, Ildefonso Díaz, que es miembro de la RSME. Me interesaba trabajar con él y su grupo de trabajo. Estaban analizando cuáles son las ecuaciones que movilizan los sólidos elásticos, las placas y los fluidos.

-Creo que ha hecho viajes científicos a Estados Unidos e Israel. ¿Qué le han parecido ambas experiencias?

-En Estados Unidos estuve en un tour de congresos científicos, por Florido, Alabama... En ese país saben muy bien atraer el talento que hay en todas las partes del mundo, se nota que tienen potencia económica y pueden ofrecer sueldos más que interesantes para atraer a extranjeros de nivel. Pero también cuando sales de España, a pesar de lo que podamos pensar, estamos a un nivel de conocimientos y de competitividad similar a los países punteros. También es verdad que los investigadores de Matemáticas no necesitamos muchos medios, con un lápiz y un papel, y quizás hoy una conexión a Internet, nos llega. Por eso digo que los grandes matemáticos españoles están al mejor nivel.

-¿Y la experiencia de Israel?

-Estuve tres meses trabajando con una de las eminencias de las Matemáticas, el que escribió uno de los libros de referencia, el profesor Haim Brezis, que dirigió la tesis de mi director, con lo que podemos decir que es mi abuelo académico (risas). Israel es un país que me sorprendió mucho, tiene un enorme potencial de natalidad, había muchísimos niños, y además hace grandes inversiones en ciencia y tecnología. Estuve en la Universidad Technion de Haifa, un lugar tremendo, parecido al Silicon Valley.

-¿Cómo ve su futuro laboral?

-Mi intención es quedarme investigando en la universidad e impartiendo clases. Me ofrecieron una plaza de docente en el ICAI de la Universidad Pontificia de Comillas, donde estoy dando clases, además de que sigo colaborando con el Instituto de Matemáticas Interdisciplinar de la Complutense. Veo un futuro prometedor porque se están creando plazas nuevas y creo que se están haciendo esfuerzos por cubrir las vacantes.

-¿Y el extranjero? Porque muchos jóvenes de su generación se han tenido que ir.

-En principio quiero hacer la carrera investigadora en España, aunque hay muchas oportunidades en el exterior, pero ya digo, las perspectivas aquí son prometedoras.

-¿Considera que las Matemáticas están valoradas en España?

-Los alumnos que llegan a la universidad tienen un buen nivel y a nivel social en los últimos diez años sí que se han valorado, son de las profesiones con menos paro. El 95 % sale con empleo casi al salir de la carrera, y no solo en el ámbito de las ciencias, sino en la banca o las consultorías.

-Su padre es periodista y su madre profesora de Física y Química. ¿De dónde le viene el interés por las Matemáticas?

-Desde pequeño la ciencia me ha resultado interesante y atractiva. Con los años vas descubriendo cosas. Me parecía sorprendente que con pocos supuestos fueras capaz de descifrar cuáles son los que producen resultados, me sorprende que todo sea a base de reconocimientos lógicos.

DNI. Nacido en Lugo, 1991

Formación. Graduado en Matemáticas por la Universidad Complutense de Madrid. Doctor en Matemáticas con una tesis sobre ecuaciones de reacción-difusión semilineales en dominios acotados. Estancias e

Docencia-Investigación. Profesor del Departamento de Matemática Aplicada en la Pontificia de Comillas e investigador en el Instituto de Matemáticas Interdisciplinar de la Complutense de Madrid.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
10 votos
Comentarios

«Un matemático solo necesita un lápiz y un papel»