Degustan en Lugo el primer «boi galego» con Indicación Xeográfica Protexida

En los últimos años aumentó considerablemente el consumo de carne de buey

.
La Voz

Lugo acogió ayer la presentación oficial y degustación de la primera carne de Boi Galego amparado por Indicación Xeográfica Protexida (IXP).

La presentación consistió en una degustación de diferentes platos elaborados con la carne procedente del primer buey certificado como Boi Galego. En los últimos años está creciendo el consumo de carne de buey y, ante la poca cantidad de bueyes y la utilización de vaca para surtir el mercado, el Consello regulador de las IXPs de carne de vacún de Galicia decidió una indicación concreta para el buey y la vaca gallega. Desde ayer mismo, que apareció en el DOG su cambio de nombre, esta IXP se llama «Vaca Galega/ Boi Galego». Podrán pertenecer a esta indicación todas las vacas y bueyes nacidos, criados, engordados, sacrificados y despiezados en la comunidad. Se aceptan la mayor parte de las razas que existen en Galicia: rubia gallega, las morenas gallegas, y también la limusina, la asturiana de los valles, la rubia de Aquitania, la frisona y la pardo alpina, así como sus cruces. Tendrán que inscribirse seis meses antes de sacrificarse y los técnicos de la ixp harán su control y serán sacrificadas en alguna de las ocho industrias cárnicas que se acreditaron para ello. Buey y vaca se certificarán por separado y por tanto el consumidor tendrá garantizado comer buey, si lo desea, y el precio será, lógicamente, superior al de la vaca, porque tanto por la crianza como por el número de bueyes, el precio del macho será muy superior al de la hembra. Los bueyes tienen que ser criados y mantenidos únicamente con el fin de su sacrificio, mientras que las vacas pueden ser rentables a lo largo de su vida como productoras de carne o leche, y luego ser sacrificadas al amparo de la Ixp. En la alimentación y manejo se siguen las prácticas tradicionales en Galicia, apostando por el pastoreo y el uso de forrajes conservados como silo y hierba seca, complementados con harina de cereales, patatas, nabos y concentrados, en el caso de ser necesarios para lograr un buen engorde. Las piezas de canal deben destacar por su grado de engrasamiento, infiltración grasa y conformación. La carne se presenta refrigerada, sin que pueda ser congelada a lo largo del proceso de obtención y comercialización. En función del tipo de pieza, se exige un tiempo de maduración mínimo para que el producto gane en jugosidad y sabor y sea tierno.

9.726 vacas inscritas y 206 bueyes inscritos en menos de un año de funcionamiento

Tal como explicó ayer el presidente del Consello regulador das IXPs de carne de vacún de Galicia (que engloba a Ternera Gallega y Vaca galega / boi galego), en menos de un año de funcionamiento ya tienen inscritas 9.726 vacas en la nueva indicación y 206 bueyes. En menos de un año de funcionamiento del proyecto, es una cifra muy esperanzadora, aseguró el presidente. Y así lo reiteró el delegado de la Xunta, José Manuel Balseiro, que asistió a la degustación. Esas reses pertenecen a 470 explotaciones asociadas, y cuentan con ocho mataderos asociados. En estos momentos ya han sido sacrificadas en Galicia dentro de la nueva indicación 78 vacas y dos bueyes: uno de ellos el degustado ayer, tras 75 días de maduración en la cámara, y el otro todavía sigue en refrigeración.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
9 votos
Comentarios

Degustan en Lugo el primer «boi galego» con Indicación Xeográfica Protexida