La creatividad educativa tiene premio en Lugo

Los alumnos del María Auxiliadora presentan a las autoridades la audioguía de la ciudad

La creatividad educativa tiene premio en Lugo Los alumnos del María Auxiliadora presentan a las autoridades la audioguía de Lugo

lugo / la voz

Comenzó a principios de curso como una actividad ilusionante de la asignatura de Oratoria y acabó con una audioguía con códigos QR de 45 lugares emblemáticos de la ciudad. Los alumnos de primero de la ESO del colegio María Auxiliadora, junto con su profesora Begoña Rodríguez, vieron ayer recompensadas las numerosas horas que le dedicaron a un proyecto educativo que acabó trascendiendo -en especial cuando se hizo eco este periódico a mediados de abril- y que ayer fue bendecido por las autoridades de la Xunta y el Concello.

Hasta el salón de actos del colegio acudieron la alcaldesa, Lara Méndez, la delegada de Educación, María del Carmen Gueimunde, y el inspector educativo, además de padres y madres, equipo directivo y el presidente de Lugo Monumental, Luis Latorre, quien ya anunció que tienen la intención de que los asociados cuelguen los códigos QR en los locales para que los clientes conozcan la ciudad.

.

Begoña Rodríguez explicó a los asistentes todo el proceso de elaboración de los códigos informativos, pero enfocó su exposición, más que al resultado final -que se puede comprobar estos días en el colegio y después en los locales de Lugo Monumental- a la importancia que supuso para todos los alumnos haber participado en un proyecto de trabajo cooperativo, «en el que se fomentó la unión y cohesión de grupo y en el que cada alumno, que tiene un ritmo de aprendizaje diferente, acabó sintiéndose parte del trabajo».

Así, Rodríguez explicó cómo los chavales recorrieron las calles de la ciudad, en numerosas ocasiones en horas extraescolares, en busca de las fotos y las informaciones para poder redactar los textos finales, con el apoyo de los ordenadores del programa Abalar. Incluso, llegaron a realizar entrevistas personales, como a la gerente de los museos provinciales o a la directora de la EOI, con el fin de aportar más información al código QR.

En la fase final, tras pulir los textos en las clases (solo una hora a la semana), los chicos, en ratos libres de los recreos, fueron poniendo voz a los códigos. Además, contaron con la colaboración de otros alumnos del centro que interpretaron melodías al piano, el saxofón y la gaita.

Entusiasmar y emocionar

La profesora que coordinó todo el trabajo -y que ya anunció que el próximo curso intentarán perfeccionar aún más la audioguía, por ejemplo con la introducción del gallego-, recordó el lema que tiene este año el colegio: «Si compartes, se multiplica», como ejemplo de que «existe un ansia de compartir el trabajo que han realizado los alumnos». Ellos mismos pusieron un titular al plan educativo que desarrollaron con esfuerzo durante todo el curso y salieron palabras como «innovador», «compañerismo», «aprendizaje» o «raíces». Begoña Rodríguez puso de manifiesto que este tipo de programas educativos que basan el aprendizaje en proyectos, a pesar de las dificultades y sacrificios, acaban siendo fructíferos «porque no solo enseñas y aprendes, sino que entran variables como el entusiasmo y la emoción».

Los alumnos no solo aprendieron conocimientos acerca de 45 lugares emblemáticos de la ciudad, «y que a partir de ahora estamos seguros de que los mirarán de otra manera, con más respeto y atención», sino que además se vieron obligados a moverse y resolver problemas en primera persona, a emprender, a innovar, a tener que tomar la iniciativa por su cuenta. «Si queremos trabajadores creativos, dales tiempo suficiente para jugar», sentencia su profesora.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

La creatividad educativa tiene premio en Lugo