«En Lugo sobran muchas palabras y entelequias y echo en falta un dibujo en papel sobre el que debatir y mejorar las ideas»

El arquitecto Óscar López Alba, candidato a los premios FAD de Arquitectura, cree que Muramiñae es una oportunidad

.

LUGO / LA VOZ

No es habitual que un arquitecto gallego llegue a la fase final de los FAD. El lucense Óscar López Alba lo ha conseguido con las piscinas en el Monte do Gozo. «Nunca me imaginé llegar hasta aquí, pero supone un reconocimiento al trabajo. Soy de los que creo que desde aquí, desde Galicia, podemos llegar adónde queramos. Galicia está llena de oportunidades para actuar en nuestro paisaje».

Alba pone como modelo el proyecto del Monte do Gozo, «un ejemplo de que con el dinero justo, 300.000 euros, se pueden alcanzar resultados destacados. Y esto vale para aplicar a plazas públicas, merenderos, playas fluviales...» Para él, lo importante es la decisión: «Es que con ambición y ganas salen ideas como la del Monte do Gozo, donde había unas instalaciones que estaban infrautilizadas. Estamos hablando del pleno corazón de la peregrinación de Galicia y no pasó nada por haber intervenido, no hubo miedos de las Administraciones. Hay que mirar y levantar la cabeza, tomando acuerdos entre todos. Turismo de Galicia propuso la idea, se le presentó al Concello, y para adelante. Por fin Santiago tiene playa».

Cuando se le pregunta por la playa fluvial de Lugo, López Alba no rehúye el debate: «Lugo está lleno de oportunidades para desarrollar porque tiene muchas incógnitas aún por investigar. El programa Muramiñae es un ejemplo, a pie del Camino Primitivo, donde se puede arrancar un proyecto de ciudad y de paisaje para el futuro».

El arquitecto lucense considera que en el caso de la playa fluvial lucense «no hay que inventar nada, solo están los cauces fluviales esperando. Nosotros para hacer el modelo de Santiago estudiamos casuísticas de lugares de referencia, como las lagunas de Londres, París, lagos artificiales de Suiza... En el caso de Lugo solo hay que tener claro lo que se quiere hacer y ambición para llevarlo a cabo, no perder el tiempo en discusiones. Debemos ser ejemplares y dar lo mejor. Y se puede conseguir no con poco o mucho dinero, sino con el justo. Pero para ello también se necesita la colaboración entre instituciones».

López Alba, que participó en la reforma de la Praza de Abastos, afirma que en Lugo se echa en falta «un dibujo físico de lo que se quiere hacer en la ciudad, porque sobre el dibujo no se discute, se aportan mejoras, se descartan ideas, pero ya tenemos algo diseñado. Las palabras no dejan de ser entelequias y al final todos hablan y hablan. No, hay que dibujar primero, porque los dibujos no mienten, y a partir de ahí, debatimos». Y finaliza su exposición: «Ambición, decisión y recursos justos. Tenemos que pensar que estamos haciendo obras de uso público, para el disfrute, que deberían perdurar en el tiempo y se referencia. Todos los lugares que nos imaginemos son válidos para crear espacios de ocio para los lucenses».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

«En Lugo sobran muchas palabras y entelequias y echo en falta un dibujo en papel sobre el que debatir y mejorar las ideas»