Lugo, en la «Champions» de la arquitectura

El arquitecto lucense Óscar López Alba y el edificio de Norvento optan al decano de los premios europeos

.

lugo / la voz

El próximo jueves se celebra en Barcelona la gala de entrega de los FAD 2018, los premios decanos de arquitectura e interiorismo europeos, que reconocen, en diferentes apartados, proyectos de excelencia. En sus sesenta años de historia la relevancia de Lugo ha sido casi nula, salvo la Casa en Paderne, en Folgoso do Courel, diseñada por Carlos Quintáns. Y en la edición de este año hay doble presencia, por un lado la propuesta del arquitecto Francisco Mangado para la sede de Norvento, en el polígono de As Gándaras, y por otro, el arquitecto lucense Óscar López Alba y las piscinas que diseñó en la laguna del Monte do Gozo.

.

El edificio de Norvento está en la final de Arquitectura y el jurado valora «su estructura de volúmenes que se integran en la naturaleza y que muestran los diferentes espacios que componen el programa, resuelto de una manera sencilla».

Las piscinas de López Alba optan al premio de Ciudad y Paisaje. «Las piscinas de integran de forma delicada en el paisaje de la laguna, recurriendo a formas hexagonales que imponen una geometría para reconocer los nuevos espacios de agua dentro del agua», apunta el jurado. Ambas obras tuvieron que pasar una primera criba del jurado y ahora se puede consultar en la web de los FAD. Además, desde este martes y hasta octubre se exponen todos los trabajos finalistas, coincidiendo con el inicio de la Barcelona Design Week.

La presencia del arquitecto lucense y de Norvento en la final de los FAD 2018 supone otro pequeño paso en el reconocimiento de autores y de obras arquitectónicas con origen lucense. Hay que recordar que en los últimos años, el nuevo auditorio y el MIH llegaron lejos en la final del otro gran premio de la arquitectura europea, el Mies van der Rohe.

«En Lugo sobran muchas palabras y entelequias y echo en falta un dibujo en papel sobre el que debatir y mejorar las ideas»

SUSO VARELA
.

El arquitecto Óscar López Alba, candidato a los premios FAD de Arquitectura, cree que Muramiñae es una oportunidad

No es habitual que un arquitecto gallego llegue a la fase final de los FAD. El lucense Óscar López Alba lo ha conseguido con las piscinas en el Monte do Gozo. «Nunca me imaginé llegar hasta aquí, pero supone un reconocimiento al trabajo. Soy de los que creo que desde aquí, desde Galicia, podemos llegar adónde queramos. Galicia está llena de oportunidades para actuar en nuestro paisaje».

Alba pone como modelo el proyecto del Monte do Gozo, «un ejemplo de que con el dinero justo, 300.000 euros, se pueden alcanzar resultados destacados. Y esto vale para aplicar a plazas públicas, merenderos, playas fluviales...» Para él, lo importante es la decisión: «Es que con ambición y ganas salen ideas como la del Monte do Gozo, donde había unas instalaciones que estaban infrautilizadas. Estamos hablando del pleno corazón de la peregrinación de Galicia y no pasó nada por haber intervenido, no hubo miedos de las Administraciones. Hay que mirar y levantar la cabeza, tomando acuerdos entre todos. Turismo de Galicia propuso la idea, se le presentó al Concello, y para adelante. Por fin Santiago tiene playa».

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Lugo, en la «Champions» de la arquitectura