Orozco desmenuza en tuits el concepto «indicio» y dice que en su caso no los hay

Entiende que los que se usan para mantenerlo como investigado no reúnen los requisitos que los definen


Lugo / La Voz

Profesionalmente, lo de José López Orozco fue la enseñanza, en el campo de la Filosofía; políticamente, el ejercicio de la gobernanza en el campo municipal, en calidad de alcalde. Hasta que se vio navegando en varias tormentas judiciales, de muchas de las cuales salió indemne. Metido entre tanto asunto judicial, y muy señaladamente en el caso Pokémon, Orozco, el exalcalde lector de los bandos de Enrique Tierno Galván, se ha puesto a estudiar materias relacionadas con el Derecho. Una de esas cuestiones ?más adelante se explicará por qué? es el concepto «indicio». En dos tuits ha dejado claro que entiende que en su caso ni indicios hay que justifiquen que siga investigado.

En el primer tuit Orozco señala (aquí se completan las palabras a las que en dicha red social, como práctica habitual, se les mutilan algunas letras): «En derecho el recelo respecto de la prueba indiciaria no es de ahora. Por indicio hemos de entender todo rastro, vestigio, huella, circunstancia, todo hecho conocido, o mejor dicho debidamente comprobado, susceptible de llevarnos, por vía de inferencia, al conocimiento de otro no conocido». Y se acoge a lo establecido en algunas sentencias del Supremo (587/2014, 18 de julio; 947/2007, 12 de noviembre y 456/2008, de 8 de julio, entre otras).

Ayer, el exalcalde lanzó este tuit: «La jurisprudencia constitucional, desde la STC 174/1985, (17/12) y STC111/2008 (22/09) insiste en que a falta de prueba directa de cargo ?mi caso ? también la prueba indiciaria puede sustentar un pronunciamiento condenatorio, siempre y cuando se cumplan los siguientes requisitos: el hecho o los hechos de base (o indicios) han de estar plenamente probados; los hechos constitutivos del delito deben deducirse precisamente de estos hechos bases completamente probados; para que se pueda controlar la razonabilidad de la inferencia es preciso, en primer lugar, que el órgano judicial exteriorice los hechos que están acreditados, o indicios, y sobre todo que explique el razonamiento lógico entre los hechos base y los hechos consecuencia; y, finalmente, que este razonamiento esté asentado en las reglas del criterio humano o en las reglas de la experiencia común o, en palabras de las SSTC 169/1989, de 16 de octubre (F.2), «en una comprensión razonable de la realidad normalmente vivida y apreciada conforme a los criterios colectivos vigentes» (SSTC 220/1998, de 16 de noviembre, F.4; 124/2001, de 4 de junio, F.12; 300/2005, de 21 de noviembre, F.3)».

Aclarar una duda

Probablemente habrá más entregas tuiteras del exalcalde. Y es que parece que a Orozco le quedó sin aclarar el concepto «indicio» cuando en 2013 o 2014, al salir del Círculo, se encontró a un juez hoy dedicado a la política y le preguntó: ¿Qué son realmente los indicios? No quedó satisfecho y, como la necesidad hace al órgano y al experto, se puso manos a la obra a bucear en el estudio de este concepto judicial. Y, de lo que sacó en limpio, cabe decir que quedó convencido de que en su caso no hay pruebas, «porque no las puede haber», según dijo en varias ocasiones, ni tampoco indicios, porque, en su opinión, no responden a los elementos que los definen. Y, vistas así por él las cosas, no entiende por qué sigue «en el limbo de los investigados».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Orozco desmenuza en tuits el concepto «indicio» y dice que en su caso no los hay