Un estudio muestra que el agua del grifo es más sana que la de fuentes de Ancares

Dos alumnas del Xoán Montes presentan en Galiciencia un análisis que indica la presencia de metales pesados en el agua de la montaña


lugo / la voz

«A nosa conclusión é que non sempre o natural é o mellor, xa que comprobamos que a auga da billa tiña menos metais pesados ca das fontes máis empregadas e tidas por boas». Con esta premisa se presentan estos días dos alumnas de tercer curso de la ESO del IES Xoán Montes de Lugo en Tecnópole, el Parque Tecnolóxico de Galicia en Ourense, donde se celebra hasta hoy una nueva edición de Galiciencia.

Las estudiantes son Esteicis Gómez y Niulka Hidalgo, la primera natural de la comarca de Os Ancares, y la segunda de Lugo ciudad, que un buen día decidieron usar sus experiencias personales y trasladarlas al ámbito de la ciencia. «Queríamos facer un xabón que detectase os metais pesados que se agochan na auga, pero resultaba moi complexo, así que fomos a un modelo máis sinxelo e directo e nos preguntamos ‘Que auga é a mellor, a da cidade ou a da aldea?’, e resultou que a da cidade», explica Esteicis Gómez.

Para realizar el trabajo, las alumnas recogieron cinco muestras de otras tantas fuentes de Os Ancares y de otros tantos grifos de distintas casas de Lugo. Las enviaron a un laboratorio para analizar y comprobaron que en las aguas de la montaña había presencia de cadmio, arsénico, plomo y cromo, mientras que la de la ciudad al estar tratada no tenía metales pesados.

Para escoger las cinco fuentes hablaron con los vecinos para saber cuál era para ellos la mejor, en la que más confiaban. Así tomaron muestras de Becerreá, Navia de Suarna, Doncos, San Andrés y As Nogais, mientras que en Lugo la recogieron de grifos de Monte Picato, Fonte dos Ranchos, Rúa Nova, avenida da Coruña y Rúa Montevideo. En los casos de Lugo, los análisis dieron valores muy similares, mientras que en las fuentes de Os Ancares «poden parecer moi boas e frescas, pero tamén hai que saber que teñen riscos».

Recomendaciones

Las alumnas también diseñaron los trípticos y los carteles que adornan el puesto de Galiciencia. Un jurado está analizando todos los proyectos que se presentan a esta cita divulgativa, educativa y científica y hoy se sabrán los ganadores. Las jóvenes del Xoán Montes, que enseñan en el puesto los frascos del agua donde tomaron las muestras, explican las consecuencias de ingerir agua que no esté tratada y aportan consejos, en los que también indican que no todas las traídas están exentas de metales pesados.

Entre las recomendaciones, destacan no beber agua caliente procedente de los grifos; dejar correr el agua de los grifos antes de beberla, especialmente si no se usó en las últimas horas; aislar bien las conducciones y manantiales para evitar que las escorrentías lleguen al agua contaminada de vertederos o pesticidas; y revisar las tuberías que puedan tener algún metal peligroso, como el cobre.

Polvo de plátano seco «para limpiar»

A quien se acerca a su puesto en Tecnópole les explican su estudio pero también algunos trucos para hacer el agua «antimetais». Para ello, proponen usar una cáscara de plátano, ponerla a secar al sol durante tres días, luego meterla en un bol y machacarla hasta que se convierta en polvo amarillo. «Esta sustancia métese nunha botella, axítase e podemos eliminar os metais pesados ata nun 65 %». Preguntado por el sabor contestan: «E que prefiro beber auga con sabor medio aplatanado que con metais».

«As fontes que poden parecer boas, debemos saber que teñen riscos»

Gerardo Baamonde, profesor de Tecnoloxía do IES Xoán Montes, leva anos guiando a alumnos na súa presenza en Galiciencia e destaca que cada ano o nivel científico é maior.

-Por que decidiron presentar este proxecta da auga?

-Foron as dúas rapazas, porque xa tiñan en mente traballar en algo relacionado sobre os metais pesados na auga, pero non sempre se poden presentar os proxectos que un quere facer e hai que adaptarse. Aquí traballaron cunha hipótese, desenvolvérona e chegaron a unha conclusión, que as fontes poden parecer boas, pero teñen riscos, e as augas que foron tratadas menos porque están, digamos, máis purificadas. A xente ten que saber que hai fontes naturais que poden ter metais pesados e estes non se detectan facilmente e permanecen no corpo.

-Como está a ser a experiencia desta edición de Galiciencia?

-Pois hai 52 proxectos presentados e os alumnos, os docentes e o público pode velos, preguntar, aprender... É en toda rera unha feira. O nivel cada ano é maior, hai proxectos que son verdadeiras virguerías. Hai rapaces de primeiro da ESO que manexan programacións ou aplicacións como algo innato. Os rapaces e tamén os profesores aprendemos moito. Isto para nada é unha excursión, hai que prepararse e formarse. E logo hai un compoñente de convivencia e compañeirismo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
9 votos
Comentarios

Un estudio muestra que el agua del grifo es más sana que la de fuentes de Ancares