La comisión de psiquiatras pide más transparencia en la gestión de Calde

Creen que la dirección tenía que haber ido a la Justicia para defenderse de las críticas

.

lugo / la voz

La comisión de psiquiatras de la Asociación Galega de Saúde Mental (AGSM) que visitó las instalaciones del Hospital Calde para hacer una valoración de la asistencia y de las instalaciones ya emitió un informe, en el que destaca que se trata de «un edificio agradable e dignamente coidado». Fue el jefe de servicio de Saúde Mental de la EOXI de Lugo, Luis Vila, quien pidió a la asociación que elaborase un estudio sobre el centro tras las denuncias públicas que emitieron sindicatos, familiares y el Movemento Galego de Saúde Mental (MGSM) acerca de «importantes deficiencias estruturais, de recursos humanos, de mobiliario, no servizo de mantemento, nas axudas protésicas, na comunicación coa cidade, nas comidas».

.

Así fue como por primera vez en Galicia, desde los inicios de los años noventa, el 19 de febrero, y durante cuatro horas, cuatro psiquiatras analizaron a fondo el hospital, destacando los aspectos positivos de la atención que reciben los pacientes y las cualidades del inmueble, aunque también resaltaron aspectos a mejorar, especialmente en la necesidad de dotarlo de más personal.

Valoran la tranquilidad y variedad de talleres y de actividades deportivas

El comité de expertos afirma que en el centro de San Rafael, que dependía de la Diputación, los pacientes «residían nunhas condicións lamentables, motivo do seu peche». Previo al traslado de pacientes a Calde, en febrero del 2012, se hicieron reformas por 290.000 euros. Destacan que el hospital cuenta con instalaciones «satisfactorias por amplitude de espazos como luminosidade, con teitos altos que ofrecen sensación de amplitude e desafogo».

Sobre las actividades que desarrollan los internos, destacan el número y variedad de talleres, «nada masificados», a los que acuden sobre un 80 % de los pacientes. Estos disponen de monitor deportivo de lunes a viernes con actividades variadas, además de un servicio de afeitado y barbería semanal. Sobre el aspecto de los pacientes, existe un servicio de lavandería en la ciudad «que garante o bo coidado e estado da roupa, situación que non é frecuente que ocorra na rede do Sergas», lo que favorece la buena imagen y evita la estigmatización de los usuarios. Los psiquiatras, que no se entrevistaron con ningún paciente para preservar su intimidad, señalan «o nivel de tranquilidade e de pacificación atopado ao longo da visita».

Seguir leyendo

Pero en su informe de conclusiones, la AGSM lamenta el deterioro de la imagen que ha sufrido el centro y lo achaca tanto a la falta de transparencia como a la ausencia de reacción por parte de todas las partes implicadas. Consideran que si el MGSM tenía pruebas sobre el abandono de los pacientes debería presentarlas ante la Justicia. A su vez, para la comisión «non é facilmente explicable como dende a dirección asistencial do hospital non se defendeu o dereito á honra dos profesionais e dos pacientes a través da interposición dunha querela xudicial, dado que existen estándares de calidade axeitados na atención asistencial dispensada polo hospital».

.

El informe explica que en la actualidad «estamos nunha etapa de transparencia», pero señala que hasta ahora faltó información veraz «para evitar que aumentase a desconfianza e o descrédito cara ao hospital». Incluso, apuntan que no entienden porqué instituciones como la inspección sanitaria, la Fiscalía de Incapacidad, FEAFES-Galicia o entidades de carácter tutelar «non promovesen actuacións ao respecto ou co correspondente procedemento xudicial para a investigación dos feitos denunciados».

La AGSM propone jornadas de puertas abiertas o ruedas de prensa para exponer la documentación. «Fraco favor se lle fai á saúde mental se se alimentan de maneira sensacionalista certas prácticas e hábitos do pasado que, no caso que nos ocupa, non se constataron».

Proponen mejoras en los menús, duchas de pie y más personal

Las instalaciones del hospital, inaugurado en 1959 para atender a pacientes de tuberculosis, se encuentran, en general, en buen estado, pero apuntan a algunas mejoras. Por ejemplo, proponen una inversión en la antigua cafetería, que se usa para zona de ocio, para hacerla más confortable. También, consideran que todas las habitaciones deberían tener duchas de pie, teniendo en cuenta la limitación de autonomía de algunos ingresados, especialmente los mayores, para evitar caídas y accidentes.

Sobre la comida, el centro carece de cocina propia, trasladándose los menús desde el HULA a través de unos carros térmicos. «Os menús teñen unha boa presenza aínda que as racións que se serven poden resultar escasas para dodentes que pola súa patoloxía deambulan e fan actividades física sen permanecer encamados». Incluso, apuntan los psiquiatras, que al no poder elegir menú «existe o risco da repetición e con iso o aburrimento da dieta». Sobre el exterior del recinto, creen que la zona ajardinada «podería ser mellorable», aunque defienden la polémica tala de árboles que se hizo el pasado año por motivos de seguridad. «O plan de reforestación precisa do seu tempo».

Seguir leyendo

Votación
3 votos
Comentarios

La comisión de psiquiatras pide más transparencia en la gestión de Calde