Carencias y fortalezas de una ciudad con recursos patrimoniales por explotar

No hay visitas guiadas, falta coordinación entre administraciones y no se ponen en valor los restos arqueológicos

.

lugo / la voz

Lugo tiene un enorme potencial aún sin explotar. El patrimonio (alguno, mundial, como la Muralla, la Catedral y el Camino Primitivo) sigue a la espera de que se desarrollen estructuras que favorezcan la difusión cultural y, de paso, ayuden a mejorar la economía de la ciudad, que, como suele decir el historiador Adolfo de Abel Vilela, solo se asienta en funcionarios y jubilados.

A pesar de la riqueza y variedad del patrimonio y de que salvo en el caso del Museo Diocesano (cinco euros) todas las salas y monumentos son gratuitos, en Lugo se siguen apreciando carencias que no favorecen el desarrollo turístico de la ciudad. Por ejemplo, salvo en Semana Santa y los meses de verano, no hay servicio institucional de visitas guiadas ni por la ciudad ni por los dispersos yacimientos romanos de la misma. Sí hay una empresa, www.sintelugo.com, que las ofrece en función de la demanda. Cualquier capital que quiera tener en el turismo una opción de desarrollo económico dispone de este tipo de visitas.

Aunque proyectos como Muralla Dixital, que mejoraron la museografías de las salas municipales y del MIHL, y los paneles que instalaron con los fondos del Urban paliaron el déficit informativo, a lo largo de la ciudad hay numerosos espacios que carecen de una mínima explicación histórica. Así, con fondos públicos y privados se han hecho intervenciones que luego desaparecen para el ojo del lucense o del turista. Lugo sigue sorprendiendo en cualquier visita, porque muchos visitantes reconocen que se hallan a veces con rincones que nadie les había explicado.

Otra de las graves carencias turísticas es la de los horarios de museos y salas romanas. Aunque el Concello confía en poder paliar este déficit este mismo año, los monumentos y espacios turísticos en muchas ocasiones no están al alcance de los visitantes: salas romanas abiertas solo de jueves a domingo, Oficina de Turismo de la Xunta cerrada sábados por la tarde y todos los domingos y festivos, termas romanas cerradas tres meses al año o yacimientos ocultos por estar en espacios privados. Por no hablar del caso de Santa Eulalia de Bóveda, cerrado por las tardes, domingos y festivos.

Nueva carrera universitaria

«Lugo ten un enorme potencial, pero hai moito descoñecemento, cando as industrias culturais supoñen o 4% do PIB en España», señala Isabel González Rey, decana de Humanidades. Esta profesora del campus dirige el grado de Ciencias da Cultura e Difusión Cultural, que a partir del curso 2019-2020 pasará a ser Xestión do Patrimonio e Industrias Culturais. «Serán uns estudos máis enfocados á xestión cultural, porque cada vez hai máis persoas que gozan do seu tempo libre e nós temos que ofrecer persoas ben preparadas para mellorar ese tempo libre». González Rey señala que en torno al 60% de los alumnos que acaban el grado de Lugo consiguen trabajo, pero considera que en la ciudad se dan las condiciones para que aumente. «Faltas estruturas e entidades que aposten, aínda que hainas que si o fan e nos veñen demandar persoal cualificado, como Afundación ou a Rede Museística Provincial». González también destaca la colaboración con la Asociación Galega de Profesionais da Xestión Cultural, «que demostra que se necesitan persoas ben preparadas».

Otra profesora del mismo centro del campus, la catedrática Ana Goy, trabaja con sus alumnos en el desarrollo de nuevas tecnologías que permitirían a los visitantes conocer de una manera más activa los recursos patrimoniales. Elaboran aplicaciones móviles y recreaciones de monumentos y ciudades, pero de momento muchas no llegan a ponerse en marcha porque no son apoyadas por las administraciones o por las empresas.

Goy echa de menos mayor colaboración entre las administraciones: «Deberían unirse para gestionar mejor los recursos, pero no crear un consorcio turístico, sino un ente que entienda en conjunto la ciudad histórica. Se trata de unir experiencias y dinamizar la ciudad con actividades para los lucenses, socializar el patrimonio, en el que todos tienen algo que aportar».

Otro recurso de la ciudad que sigue sin explotarse -a expensas de que se desarrolle el programa europeo Muralla Miñae- son las termas y el puente romano. La arqueóloga Silvia González explicaba en la presentación de un estudio sobre el balneario lucense que las termas «deben de tener más protagonismo en el conjunto monumental, integrarlo de alguna manera en la ciudad. ¡Es que solo está a 800 metros del centro! Hay que buscar una manera de conectar el balneario y la ciudad».

Lugo romano fuera de Fitur

Cuestiones a mejorar en una ciudad que quizás debería sentirme más orgullosa de su pasado. No pasa desapercibido que en el vídeo promocional presentado por el Concello de Lugo en Fitur, titulado Para vivirlo. Ven, es Lugo, salvo varios planos de la Muralla y del Arde Lucus, en los 104 segundos que dura no se refleja ningún resto o vestigio de su pasado romano. Ni un plano. Nada del Mitreo, ni de los Mosaicos del Museo, ni la Domus de Doutor Castro, ni las termas, ni el monolito fundacional de la ciudad... Pequeños detalles a mejorar.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

Carencias y fortalezas de una ciudad con recursos patrimoniales por explotar