«Fui esclavo de diagnósticos de trastorno bipolar hasta que supe que soy Asperger»

Dolores Cela Castro
dolores cela LUGO / LA VOZ

LUGO CIUDAD

Carlos Castro

No lo descubrió hasta los 29 años y gracias a un libro que le regaló un amigo

17 feb 2018 . Actualizado a las 22:52 h.

Manuel Fernández Abeledo, enfermero lucense de 40 años, siempre se sintió diferente. Alguno de sus profesores de instituto lo invitó a salir de clase porque molestaba, bajo la promesa de que no iban a avisar a sus padres. No fue hasta los 29 años en que se identificó plenamente con el relato del padre con un hijo con Asperger. Manuel es uno de los entre 3 y 5 niños, por cada 1.000 nacidos vivos, que tiene este trastorno del desarrollo, englobado dentro del TEA (Trastorno del Espectro Autista). Hoy, a las 11 de la mañana, en el Uxío Novoneyra contará su experiencia, en un acto organizado por Raiolas, con motivo del Día Internacional del Síndrome de Asperger, que se celebra el domingo.

-¿Cuándo descubrió lo que le ocurría?

-Desde crío me sentía diferente. Nunca supe explicar por qué. Se me abrió todo un mundo cuando la que entonces era mi pareja me regaló un libro. Estábamos en Inglaterra. Fue el mejor regalo que tuve porque me ayudó a entenderme a mí mismo. Era la historia de un padre que describe el mundo de su hijo que tiene Asperger. Aprecié muchas similitudes y, con el libro en la mano, acudí a la asociación de autismo. Me hicieron muchas pruebas, pero al ver cómo escribía ya se dieron cuenta de lo que me pasaba.

-¿Por qué?

-Yo no sé escribir. Hago símbolos, que ni yo mismo entiendo. En la carrera los profesores me dijeron que mis exámenes no los podían corregir porque no se entendían. Empecé a escribir con todas las letras en mayúscula y me saqué la carrera de enfermería.