Oxford presume del arte de Cereijo

Las docentes de Psiquiatría de la universidad inglesa usan los grabados del artista lucense José Vázquez, fallecido en el 2016, para sus publicaciones especializadas

.

lugo / la voz

José Vázquez Cereijo (Lugo, 1940-2016) ha sido uno de los artistas lucenses más reconocidos a nivel internacional durante el último siglo. Su obra ha llegado a numerosos países, se expone en destacados museos (Reina Sofía, Real Academia de Bellas Artes de San Fernando o Biblioteca Nacional) y en 1997 fue distinguido con el Premio Nacional de Grabado, quizá su faceta artística más famosa. Pero la obra de un artista de su prestigio sigue trascendiendo incluso después de haber fallecido.

El catálogo de una sus múltiples exposiciones, El diario mudo (Galería Estiarte de Madrid, 2003), llegó a las manos de la profesora de la Universidad de Oxford Anne Bartlett, una de las eminencias en psiquiatría en el Reino Unido. «Ella vio en los grabados de José algo que les podía ayudar a transmitir sus conocimientos científicos y nació así una colaboración», explica Anne Nikitik, esposa de Cereijo y traductora al inglés del citado catálogo.

Grabados y portadas

A través de la Oxford University Press, en el 2010 y en el 2016 se publicaron dos volúmenes relacionados con la psiquiatría forense en los que se recogen sendos grabados de Cereijo. Ahora, el interés de las profesoras de Oxford continúa, porque este año, en otro sello editorial histórico el Reino Unido, Routledge, se editará Experiences in dementia, con una portada de artista lucense. La autora del libro es Sandra Evans, otra eminencia en la especialidad de la demencia y el psicoanálisis. «Esta autora me comentó -explica Nikitik- que las imágenes gráficas de Vázquez Cereijo son especialmente sugerentes para reflejar múltiples aspectos que entran en juego cuando se trata el mundo de la demencia». Indica que las dos psiquiatras citadas entendieron bien la obra de Cereijo «porque encaja en el mundo del inconsciente y lo irracional».

.

Para la familia del artista lucense que las docentes de Oxford sigan confiando en sus obras supone un paso más en el reconocimiento internacional de un artista que vivió otro instante para el recuerdo cuando en el 2001 el entonces Príncipe Felipe visitaba la República Checa y le regalaba al presidente Vaclav Havel 16 linograbados de su serie Suite, que hizo el artista tras su estancia en los años ochenta en Praga.

Cereijo definía su obra como expresionista y sin fronteras. Ambas facetas casan a la perfección con la apuesta que las psiquiatras de Oxford llevan a cabo en sus publicaciones. En este sentido, Anne Nikitik recuerda las palabras de su marido sobre el arte y la mente: «Una idea básica e inconsciente se proyecta en la obra de arte, ignorando su autor la mayor parte de las veces el punto de partida y el fin, impidiendo un análisis explicativo desde sí mismo como algo irracional y que involuntariamente manase de sus recuerdos, sus vivencias y sus angustias».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

Oxford presume del arte de Cereijo