El gol


Nico Albarracín bota una falta indirecta al borde del saque de esquina de la banda derecha. En la otra orilla, iba a ocurrir algo maravillosamente estético y legendario. Doble despeje del Sporting. Cierran Serge Leuko y Vasyl Kravets. Este acude raudo a por el balón. Juan Carlos Martín, diestro y con 2-1 favorable en el marcador, decide algo relativamente inhabitual: salir a por un balón a unos 40 metros de su portería y en banda izquierda. Es decir, debía perfilarse para golpear con su pierna diestra. Por tanto, aumentaba el tiempo de ejecución. Valentía y determinación. Alza el brazo derecho. Carlos Castro, delantero sportinguista, busca interceptar el cuero. Y el resto es historia.

El sábado, vivimos un hecho histórico. Es el gol. Un golpeo potente, sin control previo y que no pierde fuerza durante su viaje por el aire. Baja exactamente dentro de la portería. No es el típico gol lejano donde el balón bota previamente antes de superar la línea de gol. Por tanto, no afea el perfecto lanzamiento. Es historia del fútbol. Así de simple.

No solo fue «el gol de todos los tiempos», como lo definió Héctor Ruiz en Gol, sino que Juan Carlos fue absolutamente decisivo en la primera mitad con una parada a bocajarro a Isma López y un desvío magnífico a disparo de Álex Bergantiños desde fuera del área.

En septiembre, grabé al propio Juan Carlos con su homólogo Roberto Fernández en un ejercicio con Javi Roda, entrenador de porteros del Club Deportivo Lugo. Ahí ya demostraron su precisión en una tarea relativamente diferente al gol. Javi es un técnico meticuloso, trabajador incansable y que siempre busca ejercicios diferentes para mejorar el rendimiento de sus guardametas y que también se diviertan. Mantener la motivación, mejorar el nivel y establecer un ambiente óptimo en una demarcación tan expuesta.

Juan Carlos es un extraordinario portero. Titular habitual en Primera entre 2014 y 2016. No lo olviden. Movimiento rápido y maravilloso de Víctor Moreno al inicio de la ventana estival de fichajes. Decisivo en un buen número de partidos esta temporada. En Lugo ha encontrado su contexto adecuado. Pero, más allá del gol, demuestra su bonhomía cuando, ipso facto, piensa en la alteridad, en el otro. Nada más darse cuenta de que había marcado, pide disculpas a su homólogo Diego Mariño. En un momento de tantas pulsaciones y tan bonito, se acuerda del rival. Eso lo dice todo.

Habrá jugadas más elaboradas, con más regates. Pero difícilmente habrá un gol tan potente y lejano. Hoy día, es el clarísimo favorito al Premio Puskas de la FIFA. Juan Carlos recibiría un galardón ganado previamente por Cristiano Ronaldo, Neymar, Zlatan Ibrahimovic o James Rodríguez. Es el gol. El de todos los tiempos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

El gol