«Es inaplazable la creación de un centro para la promoción del patrimonio»

Alcorta opina que es preciso convertir la investigación histórica en un recurso para generar trabajo y dinero


lugo / la voz

Forma parte del equipo de arqueólogos que llegó a Lugo para participar en las excavaciones previas a la construcción de los primeros aparcamientos subterráneos. Enrique Alcorta Irastorza (Bilbao, 1960) tendrá ocasión de exponer su experiencia en la conferencia sobre A Muralla de Lugo e a arqueoloxía que pronunciará en el marco del ciclo Un percorrido pola Arqueoloxía de Lugo. Alcorta mantiene con tanto tesón como escaso éxito su propuesta de creación de un centro que asuma la promoción del patrimonio de Lugo desde todos los puntos de vista. Es una demanda ampliamente extendida en otros ámbitos sociales, pero que hasta el momento no cuajó. Hubo un intento con el Centro de Estudios de la Ciudad, impulsado por Antonio Rodríguez Colmenero.

-La investigación de la Muralla no cesa...

-Sí, es así en lo que se refiere al aspecto científico, pero de la Muralla social, turística y económica, ¿qué hacemos? Lo he dicho muchas veces: es necesario un centro de estudios, del que salgan ideas y que coordine el trabajo de las distintas administraciones e instituciones; para tomar decisiones sobre cómo promocionar ese patrimonio y rentabilizarlo y para poner en práctica esas ideas.

-¿Qué propone en concreto?

-Un centro dedicado a rentabilizar lo que tenemos. Bajo la fórmula que se considere más adecuada. Hay muchos modelos posibles y algunos funcionan bien en otros sitios. Cómo decirlo; el Guggenheim no solo es importante por lo que tiene, sino por lo que representa, por el enfoque con el que trabaja a largo plazo. Eso es lo que yo propongo: un proyecto definido a largo plazo y gente trabajando en él todos los días.

-La promoción del entorno de la ciudad no es especialmente intensa...

-Si queremos que Lugo sea atractivo para el turismo interesado por el patrimonio histórico y arqueológico tenemos que vender algo más que la Muralla. ¿Cuánto tiempo se invierte en una visita a la Muralla? ¿Y después? Ahí entra el interés del entorno inmediato de la ciudad. La Muralla es, sin duda, el gran atractivo, el principal reclamo, pero tiene que haber una oferta mucho más amplia a su alrededor. Para eso se necesitan ideas y coordinación institucional. Todo esto requiere recursos (un centro) y planificación a largo plazo. Potencial hay, pero tiene que haber el convencimiento de que todo este material científico del que disponemos puede generar dinero y trabajo. En otros lugares, por ejemplo, se celebran congresos periódicamente; aquí no, y material sobra

-¿Prepara alguna publicación?

-Una memoria de la excavación del solar número 8 de Quiroga Ballesteros. Allí se encontró un horno de cerámica, lo que, de nuevo, confirma la existencia en esa parte de la ciudad de una industria cerámica. Esta es la parte científica, en la que se ha trabajado mucho y queda mucho por hacer. Pero ahora nos falta la parte social, la económica; para eso se necesita la coordinación institucional.

-Usted trabaja en el Museo Provincial, ¿alguna novedad en su campo?

-Un trabajo en el que estoy muy interesado es el inventario de la colección de monedas romanas, hispánicas y extranjeras. Ahora estoy con los «tesorillos», es decir, agrupaciones grandes de monedas. Esta tarea está aún por la mitad, todavía queda mucho por hacer.

«Lo que propongo es un proyecto definido a largo plazo y gente trabajando en él todos los días»

«Si queremos turismo interesado en el patrimonio, hay que ‘vender’ algo más que la Muralla»

«En otros lugares se celebran congresos periódicamente; aquí, no, y material sobra»

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

«Es inaplazable la creación de un centro para la promoción del patrimonio»