La rehabilitación del Sagrado Corazón, el espejo en el que se mira A Milagrosa

El presidente de Porta de Lugo dice: «Ía camiño de converterse nun barrio residual e hoxe é moi agradable vivir nel»


lugo / la voz

«A declaración de Área de Rehabilitación Integral cambiou a tendencia do barrio: o Sagrado Corazón ía camiño de converterse nun barrio residual e hoxe é unha zona moi agradable para vivir». Lo dice el presidente de la asociación de vecinos del citado barrio, José Manuel Carballo, y su mensaje suena, desde lo conseguido, prácticamente igual que el de su colega de la Asociación de Veciños, Comerciantes e Industriais de A Milagrosa, desde el aviso y el deseo: «Ou hai rehabilitación ou A Milagrosa será un barrio marxinal». Ahora, en el área comprendida entre Camiño Real y la avenida de A Coruña, y desde Concepción arenal a la plaza de la iglesia quieren conseguir lo que años atrás logró el Sagrado Corazón.

Carballo recuerda que sus primeras gestiones para rehabilitar el Sagrado Corazón las hizo con el entonces delegado de Vivenda en Lugo, Víctor Basante, que inicialmente -relata- acogió con sumo escepticismo el proyecto. Pasó algún tiempo y Basanta lo llamó a su despacho, ya con Orozco en la alcaldía, y dijo: adelante. Se reunieron los tres y explicaron al alcalde de qué se trataba. Poco después Orozco llamó por teléfono a Carballo, según recuerda este, y le indicó: «Isto poder ir para adiante». Esa misma noche se celebró una reunión en el barrio, la primera de otras muchas. Carballo recuerda: «Grazas á Área de Rehabilitación Integral cambiáronse cubertas, melloráronse fachadas, substituíronse ventás, instaláronse ascensores e calefaccións, e o Concello renovou as redes de saneamento e mellorou as calzadas». Remacha: «Foi un cambio tremendo».

La Consellería de Vivenda aceptó declarar como ARI el Sagrado Corazón en julio de 2007, lo que permitía a los vecinos poder obtener subvenciones de hasta el 80% para una cuantía de hasta 9.000 euros por vivienda. Ese 80% lo cubrieron mitad por mitad Xunta y Estado; el 20% correspondió a los vecinos. Inicialmente se preveía que una parte de los 4 millones se destinase a instalar ascensores en 23 edificios (en total hay 25, según los datos aportados por la Xunta en su momento). En 2014, en Concello dio a conocer que en las dos fases de este ARI se ejecutaron mejoras en 313 viviendas. En aquel momento, el Concello proyectaba elevadores en Carlos Azcárraga (hoy, Adolfo Suárez) y en Fontaneira. A este último renunció; el otro aún no ha sido instalado.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La rehabilitación del Sagrado Corazón, el espejo en el que se mira A Milagrosa