Patrimonio frena la rehabilitación de una casa adosada a la muralla

El catastro le asigna cuatro números y no se puede restaurar como una solo vivienda


MONFORTE / la voz

Con Patrimonio hemos topado, de nuevo. Sus exigencias mantienen paralizada la rehabilitación de un inmueble, abandonado desde hace décadas y en muy mal estado de conservación, situado junto a la Porta da Alcazaba. No es una edificación más del conjunto monumental, por los riesgos que podrían derivarse del avance de su deterioro. La casa se levanta sobre la muralla, a unos diez metros de altura sobre la calle Santo Domingo, acceso al colegio de la fundación educativa Torre de Lemos. Los vecinos de la zona llaman la atención sobre esta circunstancia, y también sobre la ubicación en sus proximidades de algunas de las actividades de la Feira Medieval.

La actual propietaria, residente en Lugo, pidió permiso a Patrimonio para proceder a la restauración del inmueble, condicionada por la ausencia de un plan especial de protección que pueda flexibilice la normativa general. El problema se debe a que la casa en cuestión tiene cuatro puertas, las que se asignan los números 13, 15, 17 y 19 de la calle Pescaderías. Por este motivo, y con la ley en la mano, tendría que realizar cuatro rehabilitaciones, manteniendo la división en otras tantas viviendas.

Prohibido agregar volúmenes

Una obra en esas condiciones resulta prácticamente inviable, porque cada una de las construcciones resultantes contaría apenas con un par de metros de fachada. Pero como Monforte no tiene plan especial de protección las obras en el casco histórico se rigen por la Lei do Patrimonio Cultural de Galicia, que prohíbe terminantemente la agregación de volúmenes a los inmuebles afectados. Si una casa tiene asignadas cuatro parcelas en el catastro, para Patrimonio son cuatro viviendas diferenciadas a todos los efectos. La solicitud de la propietaria para realizar una restauración conjunta, tramitada a través de la oficina municipal de rehabilitación, fue contestada negativamente.

El plan especial tampoco resuelve el problema, al catalogar tres inmuebles

Por muy restrictivo que pueda parecer, un plan especial de protección siempre será un mal menor si se compara con la normativa general. El conjunto histórico de Monforte no tiene planeamiento propio y por ese motivo la referencia es la Lei do Patrimonio Cultural, que entre otras cuestiones prohíbe modificar alineaciones o alterar los volúmenes existentes. En la práctica, estas exigencias suponen un condicionante más para la recuperación del casco histórico.

«Ante un problema tan grave como el de las casas que se vienen abajo, no tiene sentido que sea la propia administración la que ponga obstáculos a la hora de solucionarlo», dice el exconcejal Jaime Vázquez, promotor de varias obras de rehabilitación puertas adentro de la muralla.

El estado del inmueble de la calle Pescaderías cuya recuperación no obtuvo permiso de Patrimonio preocupa a los vecinos, que reclaman desde hace tiempo la adopción de medidas para corregir el deterioro de las edificaciones en peor estado. La casa anexa a la Porta da Alcazaba aparece catalogada en el plan especial de protección con tres fichas diferentes.

Alto valor arquitectónico

Dos corresponden a los números 15 y 17 y la tercera figura bajo el epígrafe «s/n». Las superficies de parcela que se le asignan son de 33, 32 y 35 metros cuadrados, respectivamente. Los autores del plan las catalogan como edificaciones «singulares e de alto valor arquitectónico», en dos de los casos, o de «características tipolóxicas e compositivas de significación arquitectónica».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

Patrimonio frena la rehabilitación de una casa adosada a la muralla