Chuletones en la pescadería


El PP propone a la alcaldesa organizar una jura de bandera en Lugo, lo que viene a ser como pretender comprar dos kilos de chuletones en la pescadería. Lo suyo es que eso lo organice el Ministerio de Defensa a través de la Subdelegación del Gobierno, a menos que la intención de la iniciativa sea que el PSOE se retrate como partido “españolista” y pierda así los apoyos que le brindan BNG y Lugonovo, cada vez más escasos al acercarse la campaña de 2019. Por su parte el BNG ya ha saltado acusando a los Populares de “nacionalismo exacerbado y excluyente”, lo que, tirando de expresión popular, podríamos liquidar con un “habló de putas la tacones”.

Usar las banderas como arma arrojadiza está feo. Lo suyo es hacer justo lo contrario, que sean algo que una, que arrope a todos sean cuales sean sus ideas e inclinaciones políticas y personales.

Por lo demás, la jura de bandera civil no tiene nada de malo, yo mismo lo hice porque entiendo que mostrar un compromiso con tu país y con tu sociedad es positivo. Y porque me salió de las narices, también hay que decirlo, que parece que hay que andar dando explicaciones de todo. Mientras no sea obligatoria y cada ciudadano pueda decidir lo que le apetece, no entiendo las reacciones contrarias a una acción que no debería molestar a nadie.

El problema de todo esto es que no se trata de patriotismo sino de política. Si el amor al país

moviera las iniciativas alguien propondría que la Plaza de España recuperase su nombre, que

por otro lado jamás ha perdido para los lucenses.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Chuletones en la pescadería