«Nos sentimos respetadas por los artistas de Lugo»

Suso Varela Pérez
suso varela LUGO / LA VOZ

LUGO CIUDAD

Óscar Cela

Las hermanas Montenegro analizan sus miedos y sus gustos a pocos días de exponer en Madrid

06 ene 2018 . Actualizado a las 22:41 h.

Conchita y Luisa Paz Montenegro son más que las dos hermanas artistas de Lugo. Son dos mujeres que siempre han vivido sin complejos, libres en lo personal y en lo artístico. Su independencia y su carácter autodidacta les ha servido para forjarse su particular carrera como creadoras. El día 10, de nuevo juntas, expondrán hasta final de mes en la Casa de Galicia en Madrid su muestra titulada Liberación por el color.

-¿Qué van a presentar?

-Estamos ilusionadas. Presentamos un proyecto y nos lo aceptaron. Llevamos un trozo de nuestra tierra, con cuadros sobre nuestras raíces en Vilalba y Lugo, y una serie sobre las luces del otoño y desnudos. Serán acrílicos y serigrafías. Los acrílicos nos permiten mantener obras más frescas y libres, porque somos amantes de la libertad, tanto en los personal como en los artístico. Y luego, aunque nuestras obras son diferentes, en eso no parecemos hermanas, ambas sí apostamos por el color.

-¿Se piden consejos artísticos?

-Para nada, no hablamos sobre nuestras obras. Cada una trabaja por separado y con sus gustos, y solo cuando las tenemos para exponer, comentamos las obras. Somos dos personas que respetamos a los artistas y no queremos juzgar a los demás. El color sí que nos une.

-¿Y dónde nace su amor por el color?

-Pues de cómo nos gustaría ver el mundo, de las ganas que tenemos de aferrarnos a la vida. Quizás lo vivimos desde pequeñas, porque nuestro padre era músico y pintaba muy bien. Digamos que era algo bohemio para la época. Nosotras no teníamos papel para dibujar, así que con un lápiz hacíamos dibujos en los azulejos y luego limpiábamos con un trapito.

-¿Cambiarían algo de sus carreras artísticas?

-Para nada. Nosotros no vivimos de la pintura, pero siempre nos ha acompañado en nuestras vidas.

-¿Se sienten apreciadas en el mundo artístico lucense?

-Sí que nos sentimos muy queridas y los medios de comunicación nos han tratado muy bien. Sin ellos no seríamos nada. Creo que somos respetadas y si hacemos una exposición acuden los artistas a verla. Luego, que les guste o no... Nunca se atreven a decir que no les gusta (risas).

-Nunca han tenido complejos.

-Todo el que se atreve y coge un soporte en blanco y se pone a plasmar sus emociones, merece un respeto. Nosotras siempre lo hemos defendido en la Asociación de Artistas Lucenses, aunque ahora se encuentra en la uci (risas). Lo importante es creer en uno mismo y ser muy tenaces. Las dos nos formamos ya de mayores en la Escola de Artes Aplicadas, y nos aportó base teórica que deja un poso, pero siempre quisimos seguir siendo libres en nuestra manera de interpretar el arte. En el mundo del arte hay que estar un poco locos (risas).

-¿Qué opinión tiene Luisa Paz sobre Conchita Montenegro en lo artístico y en lo personal?

-Me gusta todo lo que crea Conchita, especialmente los grabados. Y sus pinturas son realmente lo que siente. Y en lo personal, es como mi mamá, porque es la mayor y fue profesora (risas).

-¿Y Conchita Montenegro que opina de Luisa Paz?

-Me gusto todo, es más creadora que yo, tiene más dotes que yo. Yo me dejo influir más por el mundo que nos rodea.

-Pero ambas son muy diferentes en lo artístico y en lo personal

-Por eso reñimos muchas veces, discutimos... y al final todo queda en nada (risas). Sí tenemos algo en común, además del gusto por el color, y es que somos muy viscerales.

-¿Qué artistas les gustan?

-Bordell, sin dudarlo (dice Luisa). También Macía. Y de Luz Darriba hemos aprendido a saber leer un cuadro. Pero hay muchos artistas lucenses de calidad creativa y humana.

-¿Y el futuro?

-Nosotras al pie de cañón mientras podamos y hasta que muramos. Pero para las generaciones del futuro se debería dedicar más dinero para la cultura y, especialmente, para el arte. Creo que el arte hace feliz a la gente y eso debería valorarse.