La situación de Cataluña centró el acto que la Guardia Civil llevó a cabo para honrar a su Patrona, la Virgen del Pilar. Un acto en el que recibieron sus condecoraciones doce agentes del instituto armado y de otros cuerpos. Fue nombrado como Guardia Civil Honorario el hombre que no pudo ser guardia pero montó un cuartel en casa, J. G. Maside. Se trata de una distinción explícita que le otorga la Benemérita por su vínculo con el cuerpo.

El coronel arrancó y finalizó su discurso con palabras de recuerdo para los guardias que están prestando servicio en Cataluña y también para los doce de Lugo, que hace dos días se incorporaron a sus unidades tras regresar de Lleida. «Quiero agradecer a todos los guardias de la provincia por acompañarnos un año más a la celebración de nuestra Patrona. Un agradecimiento sincero dados los momentos complejos y difíciles que vivimos. También quiero mostrar el apoyo para todos los guardias que se encuentran en Cataluña velando por la ley y la defensa del estado de derecho. Permitidme una mención especial de reconocimiento para los nueve de Lugo que regresaron de allí hace dos días de prestar servicio», sentenció el coronel, cuyas palabras fueron recibidas con aplausos.

El subdelegado, Ramón Carballo, inició su discurso haciendo un guiño al coronel. Mostró su satisfacción por la creación de esta plaza en la Comandancia de Lugo y por el hecho de que la ocupe Miguel A. González. Agradeció los esfuerzos realizados por el anterior director de la Guardia Civil y del Ministro de Interior para que esto fuese posible, pero no obstante resaltó la valía y la profesionalidad de González Arias. Carballo anunció nuevas gestiones, como la creación de la plaza de teniente coronel para Carlos Freire y la ocupación de la vacante de comandante para el recién ascendido, José María Rico. También deseó buenos éxitos al comandante Carmelo Ruiz, actualmente en la embajada de Berlín.

Votación
4 votos
Comentarios

Celebración en Lugo con la mirada en Cataluña