Recuerdos de un vidrio mojado

Los Secretos, que celebran una trayectoria de casi 40 años, actúan el último día de las fiestas

.

«Fue en un pueblo con mar una noche después de un concierto...». Así empieza Ojos de gata, una de las canciones más conocidas de Los Secretos. Aparece en un disco de principios de los noventa, pero la trayectoria del grupo ya se había iniciado bastante antes; en realidad, casi comenzó antes de que se hubiese formado, porque prácticamente se considera que se constituyó a principios de 1980, en un concierto de homenaje a José Enrique Cano Leal, Canito, fallecido unas semanas antes. Sonará seguramente la semana próxima, el jueves 12, aunque en una ciudad sin mar como Lugo y no después de un concierto sino durante la actuación en la jornada final del San Froilán.

El homenajeado de 1980 era batería de Tos, grupo del que también formaban parte los hermanos Urquijo, protagonistas luego de Los Secretos. En el repertorio de Tos, banda de corta vida, ya figuraba Sobre un vidrio mojado, una de las canciones más conocidas que en realidad es una versión: la original pertenece a un grupo uruguayo, Kano y Los Bulldogs.

La canción apareció en el primer disco, en el que aparecen otras dos que se han convertido casi en emblemas de la formación, fiel desde el inicio a un pop rock de formato acústico y próximo al country: Déjame y Ojos de perdida entusiasmaban a principios de los ochenta, cuando empezaba la Movida, y encandilan hoy, cuando los jóvenes de entonces ya acumulan décadas de edad.

Los conciertos de Los Secretos, en lugares cerrados o al aire libre, suelen consistir en repasos por una trayectoria en la que las canciones conocidas de su larga trayectoria -Y no amanece, Pero a tu lado...- van acompañadas de versiones que quizá sorprendan al público más joven o poco habituado a estilos alejados del pop rock.

Para conocer Échame a mí la culpa, por ejemplo, hay que recordar que la canción fue interpretada por Albert Hammond en los años setenta o por Rocío Dúrcal después, aunque ninguno era su autor. Por otro lado, el grupo cantó, e incluso incluyó en un disco en directo, Vover, volver, conocida canción del mexicano Vicente Fernández.

Cabe destacar también que si Los Secretos cantan canciones cuya letra es de otros -por ejemplo, Joaquín Sabina escribió la de Por el bulevar de los sueños rotos-, han estado alguna vez acompañados en su repertorio por cantantes -Manolo García con Y no amanece- o por grupos -Amaral con Buena chica- en conciertos de su larga trayectoria y que han llegado a grabar un disco de versiones. Pero su presencia en la escena musical durante casi 40 años también ha recibido homenajes explícitos, como se notó en la reedición de su primer disco: por un lado, el grupo interpreta las canciones de entonces; por otro, cantantes y grupos cantan también esos temas -Los Coronas, Sobre un vidrio mojado o La Frontera, Loca por mí, por ejemplo-. Tantos años han valido incluso para llegar a participar en la grabación de un villancico: así ocurrió con Es de María, colaborando con el coro del Colegio Tajamar.

Los Secretos, en una actuación en Vilagarcía de Arousa en octubre del 2015 FOTo nacho feijóo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Recuerdos de un vidrio mojado