Un broche de más de 2.000 años convertido en recuerdo turístico

En una iniciativa sin precedentes en el sur lucense, el Ecomuseo de Arxeriz vende copias de una singular pieza hallada en el 2015

.

monforte / la voz

Coincidiendo con la quinta campaña de excavaciones en el castro situado en sus terrenos, el Ecomuseo de Arxeriz, situado en el municipio de O Saviñao, ha puesto a la venta un singular recuerdo. Se trata de una réplica exacta de una fíbula -un broche o prendedor de ropa- que fue encontrada en el castro en el 2015. Es la primera vez que una pieza arqueológica hallada en el sur lucense es reproducida para ser comercializada como mercancía turística.

En las sucesivas campañas arqueológicas realizadas hasta ahora en el castro han aparecido otras piezas de este tipo. Los responsables del museo eligieron este ejemplar para realizar reproducciones, por un lado, debido a su buen estado de conservación, a su ornamentación y a su especial tipología. Es una fíbula de tipo transmontano -nombre tomado de la región portuguesa de Trás-os-Montes- que se ajusta a un diseño característico de entre los siglos III y I antes de Cristo. «Escollimos esa peza polo seu valor estético e porque corresponde a unha época moi recoñecible, anterior á romanización do noroeste ibérico», explica el director del centro, José Antonio Quiroga. «Tamén foi elixida polo seu pequeno tamaño, que a fai máis apta para a comercialización, non como outras fíbulas que temos na nosa colección e que son dunhas dimensións maiores que esta», agrega.

Tres intentos

La elaboración de la réplica fue encargada a una empresa especializada en la reproducción de objetos arqueológicos. Quiroga señala que para conseguir una copia lo más fidedigna posible al original hubo que desechar dos primeros ensayos. «Ao terceiro intento quedamos satisfeitos e agora contamos cun molde exacto que se poderá reproducir tantas veces como queiramos», explica. La réplica fue fabricada en bronce, el mismo material del que está hecho la pieza original.

El museo encargó una primera remesa de treinta réplicas que por ahora se ponen a la venta al precio de veinte euros. Más adelante se irán fabricando otras copias, en función de la acogida que tengan. «Pensamos que é unha maneira moi interesante de divulgar o patrimonio arqueolóxico que temos no castro e no museo», comenta Quiroga.

Desbrozan por primera vez desde 1992 el castro de Vilar do Courel

La Consellería de Cultura tiene previsto iniciar hoy los trabajos de desbroce de la maleza que cubre el castro de Vilar, en en municipio de O Courel. Es la primera vez que se realiza una operación de este tipo en el yacimiento arqueológico desde 1992. La intervención, que cuenta con un presupuesto de 10.164 euros, afectará a una superficie de unos 10.000 metros cuadrados y tiene un plazo de ejecución de tres semanas.

El proyecto comprenderá un examen del estado de conservación del yacimiento con vistas a futuras acciones de restauración. El castro se halla sobre un espolón rocoso que domina un meandro del río Lor. Fue desbrozado y estudiado dentro de un proyecto que dirigió entre el 1977 y 1979 el arqueólogo Antonio Álvarez y que incluyó una restauración parcial del castro de Sobredo, en el mismo municipio.

Votación
0 votos
Comentarios

Un broche de más de 2.000 años convertido en recuerdo turístico