La espera sin fin por la rehabilitación de las casas que definen el Barrio da Porta Falsa

Enrique Gómez Souto
enrique g. souto LUGO / LA VOZ

LUGO CIUDAD

OSCAR CELA

La que fue hospicio de peregrinos tiene apuntalada desde hace años la maltrecha galería de madera

20 sep 2017 . Actualizado a las 05:00 h.

Uno de los edificios que más llama la atención por su mal estado en el casco amurallado de Lugo, quizá por la antigüedad que se le intuye y porque está al pie de una puerta, la Porta Falsa, es el número 12 de la Praza de Ferrol, que fue hospicio de peregrinos, según el historiador Adolfo de Abel Vilela. En el pasado mandato municipal, por orden del Concello fue instalada una especie de marquesina para asegurar la galería y evitar que del tejado o del alero caiga algo a la calle. Este edificio, al igual que el contiguo, el 12A-13, figura en el Plan Especial del Casco Histórico con elementos catalogados. Este inmueble es el inicio de lo que en su día se llamó, allá por el XIX, el barrio de la Puerta Falsa, que hoy está muy deteriorada.

El citado barrio, que es una manzana, está delimitado por su espalda por la Muralla y por el frente por la calle San Fernando y el vial que separa estas casas de la iglesia de San Froilán, que forma parte ya de la Praza de Ferrol. La casa número 12 está en muy mal estado, la 12A parece en mejores condiciones, y hay unos cuantos edificios más que aparentemente están sin uso.

De la casa número 12, la que está pegada a la Porta Falsa, están catalogados en el Pepri los siguientes elementos: aleros, cornisas, galerías, balcones y solainas, puertas, ventanas, rejerías, dinteles y relieves. Se señala en el citado plan la «significativa presencia en el entorno» de este inmueble.