Planes para dedicar a uso residencial la antigua sede del Catastro

El edificio acogió al organismo catastral hasta que se trasladó a la antigua sede del Banco de España


lugo / la voz

Lo mismo da que sean lucenses que visitantes. A quienes recorren el adarve de la Muralla con la vista atenta al entorno del monumento, les llama la atención, entre otros aspectos del urbanismo local, los edificios vacíos en la Ronda, algunos en mal estado, pero otros no. Algunos de ellos son los que se relatan seguidamente. Uno (número 134), al pie de la gasolinera de la Ronda, destaca por su tamaño, solidez y buen aspecto; fue la sede del Catastro. Ahora, parece que hay planes para volver a dar uso a este inmueble que, no siendo especialmente llamativo por su diseño, lo es en su conjunto.

La gasolinera de la Ronda es un servicio llamativo al pie de la Muralla. Al mismo tiempo que la vista da en la estación de servicio, da en el edificio contiguo. Allí tuvo su sede el Catastro hasta que fue trasladado a lo que fue el Banco de España, en la Rúa do Teatro. El 134 de la Ronda tiene bajo, cinco plantas y una recortada. En medios de la propiedad de este inmueble se señala que hay planes para darle uso de nuevo. Aunque no concreta, parece que no para servicios administrativos, sino residencial. Al menos en ese sentido apuntan las primeras intenciones. Quizá para dedicarlo a apartamentos. Pero el asunto parece estar aún en una fase inicial. De hecho, la fuente aludida indica, de modo muy genérico, un plazo de «un par de años». Otras fuentes sugieren que en estos momentos se llevan a cabo consultas acerca de las posibilidades de intervención en este inmueble.

Hay que recordar que inicialmente se preveía que el edificio del Banco de España que fue reformado en 2007, con un presupuesto de 2,5 millones de euros, acogiese, además del Catastro, procedente del edificio de la Ronda, la Subdelegación de Defensa, con un local para la Hermandad de Veteranos; así lo había anunciado en 2006 el entonces subdelegado del Gobierno, Jesús Otero. Sin embargo, Defensa acabó en otro edificio de la Ronda, donde antes estuvieron el parque móvil municipal y los bomberos.

Intervención necesaria

La Ronda, pese a ser la vía que rodea la Muralla, ofrece un paisaje urbano no siempre acorde con un monumento declarado Patrimonio de la Humanidad. No es solo que en algunos solares queden los restos de viejas construcciones y que en otros haya edificios en ruina; además hay inmuebles vacíos, que precisan rehabilitación, que generan una imagen que no contribuye a realzar la ciudad. Los hay en distintos tramos. A la altura de la Porta Miñá, en la esquina con la Rúa do Carme, hay alguno. A pocos metros, otro aún conserva el rótulo, pintado en la fachada, que recuerda que allí estuvo el Bar Jesús.

A la altura de Recatelo, hay más edificios cerrados o prácticamente sin uso, alguno de ellos necesitado de rehabilitación.

Un paisaje con edificios en estado muy diferente

La Ronda da Muralla es un variado escaparate del parque inmobiliario de Lugo. En el lado negativo, entre otros, el inacabado edificio en la esquina de la Ronda con Nicomedes Pastor Díaz, así como el contiguo, el famoso 48, pendiente de una intervención municipal.

La maleza cubre la fachada trasera de una vieja casa de San Froilán

Si la vista desde el adarve hacia el exterior del casco amurallado es mejorable, debido al estado de algunos edificios, hacia el interior, el paisaje en algunos puntos es especialmente triste. Entre las puertas de San Fernando y Bispo Odoario hay algunos solares que precisan atención. Uno de ellos está cubierto de maleza que prácticamente tapa hasta el techo uno de los viejos edificios de la calle San Froilán. Unos pocos metros más adelante, los propietarios de otros solar decidieron cubrir el suelo con plástico negro, para evitar que crezca la maleza. Cabe dudar acerca de cuál de las dos opciones es la menos mala. Desde hace algunas semanas está limpio el terreno sin edificar de la Xunta a la altura de Porta Miñá.

Galpón

También en el interior del recinto amurallado, muy cerca de Bispo Aguirre, la maleza se impone en un terreno con un galpón a medio derruir.

Sólidos y llamativos edificios sin uso en numerosas ciudades

Aunque arquitectónicamente no son comparables, el inmueble que albergó el Catastro en la Ronda, al pie de la Muralla, en Lugo y el edificio España, en la plaza de España de Madrid, tienen en común que son dos construcciones que, por estar desocupadas y mantenerse en una magnífico estado de conservación en lo que al exterior que se refiere, llaman poderosamente la atención.

En el caso de Lugo, hace algún tiempo, el edificio fue aún resultaba más llamativo visto desde el adarve de la Muralla porque en sus ventanas habían sido colocadas grandes fotos de ojos. A día de hoy, aún relativamente reciente el pintado de la fachada del edificio contiguo, aún llama más la atención que el edificio siga cerrado. Ahora parece haber planes para ponerlo de nuevo en uso (residencial), al igual que ocurre con el madrileño edificio España (hotelero).

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Planes para dedicar a uso residencial la antigua sede del Catastro