Pazo das Pombas, el museo romántico que languidece a la espera de un permiso

Adolfo de Abel se queja de las dificultades burocráticas para algo «bo para a cidade»

.

lugo / la voz

La junta de gobierno del Concello dio cuenta en su sesión de ayer de que es firme la sentencia del TSXG que desestima el recurso de la sociedad mercantil Stellgus S.L. contra la denegación del inicio de actividad, y consiguiente denegación de la licencia de apertura del museo y sala de exposiciones con cafetería en la casa número 9 de la Rúa do Miño, es decir, del Pazo das Pombas. El promotor de esta iniciativa, Adolfo de Abel Vilela, aún está perplejo ante las dificultades que encontró en el Concello, rematadas en la citada sentencia del TSXG, que revoca otra del Contencioso favorable a sus intereses. «Quere un facer algo bo pola cidade e o único que atopa son problemas».

La denegación de las licencias solicitadas se basa en que la obra de la casa no está completa, según el proyecto en función del cual fue concedido el permiso de obra. La licencia es para un todo, argumenta el Concello, y si no está plenamente ejecutado el proyecto no se puede expedir el permiso de primera ocupación. Además, sostiene el Concello, al que dio la razón el TSXG, no cabe conceder licencia por separado para la cafetería, en tanto que se planteó vinculada al museo y sala de exposiciones, que considera inacabados; como cafetería aislada no se daría el permiso, indica el Concello, por estar en zona saturada, a efectos de la ordenanza de ruidos, pendiente de reforma (debido a ella se dieron los problemas con el ferial de San Froilán) desde hace años.

Así las cosas, el museo que Lugo debía de tener ya en el número 9 de la Rúa do Miño no puede abrirse al público. La propia cafetería forma parte del museo, pues allí se exponen restos de muy diverso tipo y variadas piezas. El objetivo, básicamente, era la constitución de un museo romántico, como el que ya tienen algunas ciudades (incluida la capital de España), con notable éxito de público.

Adolfo de Abel indica algunas cuestiones que le resultan llamativas. La Rúa da Cruz no se considera zona saturada, señala, pero sí la zona en la que se encuentra esta casa. Lo que realmente produce ruido -destaca Adolfo Abel- no son los bares y restaurantes, sino los pub. Igualmente, el conocido historiador lucense indica que el Concello tardó casi tres años en conceder la licencia de obras, con lo cual se vieron afectados por la crisis.

Cultura y llanto

Larra, pilar del Romanticismo español, dejó dicho que «escribir en Madrid es llorar»; siendo Madrid la capital del reino, por extensión España acabó por sustituir a Madrid en la frase de Larra, que sigue plenamente vigente. Poner en marcha en España empresas relacionadas con la cultura no solo es llorar, es arriesgarse a la ruina. Mientras una gran parte del patrimonio inmobiliario histórico de Lugo se cae a pedazos, iniciativas como la del Pazo das Pombas tropiezan con la burocracia municipal en una ciudad donde incluso los juzgados funcionaron sin licencia.

Un edificio con una parte del siglo XV al que el actual propietario salvó de la ruina

Cuando el actual propietario de la casa número 9 de la Rúa do Miño adquirió el edificio, su estado era tal que el Concello preparaba una intervención subsidiaria en él. Este es un inmueble con una muy larga, intensa e interesante historia, que se relata en la exposición instalada en la planta baja, que no pude ser abierta.

La parte más antigua del edificio es de la segunda mitad del siglo XV; la otra fue construida en 1770. El edificio fue alberguería en la Edad Media. Cuando las tropas de Napoleón llegaron a Lugo fue cuartel. Durante un tiempo, el edificio fue hospital de inválidos, porque los militares gabachos los expulsaron del cuartel de San Fernando, que ocuparon. Cuando los franceses, hartos de recibir palos, decidieron acogerse a la protección de los Pirineos y volver a casa, el edificio fue cuartel de las tropas españolas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Pazo das Pombas, el museo romántico que languidece a la espera de un permiso