Regeneración urbanística, una batalla perdida en el entorno de la Muralla

Desde hace un año se mantienen las vallas que protegen el túnel hallado en el monumento


lugo / la voz

En los dos años transcurridos del actual mandato municipal nada, o prácticamente nada, se ha avanzado en la regeneración urbana y corrección de las disfunciones paisajísticas en el entorno del principal monumento lucense: la Muralla. No se ha abierto ni un metro más del paseo interior, los edificios en ruinas siguen donde estaban, los solares vacíos están a la espera de desarrollos urbanísticos privados que no acaban de producirse y se mantiene el aparcamiento en superficie junto al sanatorio Ollos Grandes, pese a su dudoso encaje en el planeamiento, al pie del monumento.

En estos días, la maleza se adueña de algunos de los terrenos más próximos a la Muralla, de tal modo que a la altura de la Porta Miñá prácticamente se «come» el desvaído cartelón instalado hace años por la Xunta sobre la rehabilitación de A Tinería. Ocurre en el terreno en el que se desarrolló una amplia y fructífera excavación arqueológica, de cuya continuación nunca más se supo. Al lado está, en ruinas, la que pasa por ser la única casa-torre medieval que se conserva prácticamente aislada en Lugo, que fue adquirida por la Xunta para servir como centro de interpretación; el historiador Adolfo de Abel Vilela reaccionó alarmado ante informaciones que en algunos ámbitos se tomaron como un globo sondo lanzado desde la Xunta acerca de la posibilidad de demolerla.

Del paseo interior, nada se sabe desde que dejó la alcaldía José López Orozco. En el actual mandato se finalizó la mejora de la calle Vía Romana (un tramo del paseo), que tiene la singularidad de que los bancos son tan altos que resultan incómodos para una gran parte de los lucenses. De abrir nuevos tramos, nada. Se pretendía remodelar y ampliar en unos pocos metros el tramo más próximo a la calle Bispo Aguirre, en las traseras de Clérigos, pero el proyecto sigue en los cajones municipales.

 Obra parada

A las abundante disfunciones paisajísticas que se localizan en el entorno de la Muralla, ha venido a sumarse en el último año la obra parada de musealización del único túnel descubierto en la Muralla. Está a la altura de Estantigas y Xunta y Concello han sido incapaces de ponerse de acuerdo para que los trabajos puedan proseguir. La administración autonómica sostiene que necesita autorización del Concello porque las obras exigen afectar a suelo municipal (paseo interior). Ni una ni otra administración han demostrado interés alguno en avanzar en este asunto. De este modo, desde el pasado verano hay vallas de obra al pie del principal monumento de Lugo.

La eficacia municipal en relación con la eliminación de pintadas en edificios pegados a la Muralla o en los inmediatos tampoco ha sido brillante.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Regeneración urbanística, una batalla perdida en el entorno de la Muralla