El Concello rescinde la adjudicación a Bruxa de dos casetas y dos calderos en San Froilán

Incautará la fianza y efectuará una nueva convocatoria para conceder hasta 2019 los espacios que quedan libres


lugo / la voz

Llegó arrasando en la convocatoria de 2016 y se hizo como empresa (Bruxa Consulting S.L.) con la mayoría de las casetas y calderos del pulpo en el ferial de San Froilán. Mañana, el gobierno local, en su reunión semanal, acordará rescindir, por impago, la adjudicación a Bruxa de las casetas 1 y 3, y los calderos con los mismos números. Además, el Concello se incautará de la fianza depositada en su día por la empresa, y reclamará, a la vista de cómo se resuelva el nuevo proceso de adjudicación, daños y perjuicios.

La propuesta de acuerdo sobre la que mañana tomará decisiones el gobierno local recoge, en primer lugar, declarar extinguidas y sin efecto las autorizaciones concedidas a la empresa Bruxa Consulting para la instalación de las casetas y los calderos números 1 y 3, por no pagar las tasas correspondientes a la ocupación de dominio púbico en el año en curso. Igualmente, el acuerdo incluye la incautación de las garantías definitivas depositadas para responder de las obligaciones asumidas como consecuencia de la adjudicación efectuada en 2016.

El gobierno local declarará a la citada empresa responsable de la anulación de la citada autorización, por incumplimiento culpable de sus obligaciones. Entienden en el Concello que se provoca daños y perjuicios al Ayuntamiento, que ascienden, para cada uno de los años a los que afecta la extinción del permiso, a 92.448,22 euros. Este importe será reclamado, llegado el caso, una vez tramitado el nuevo expediente de autorización para ocupar con casetas y calderos los espacios 1 y 3 del ferial de San Froilán, en el primer bancal de las cuestas del parque de Rosalía.

Igualmente, el Ayuntamiento iniciará la tramitación del correspondiente expediente para sacar de nuevo a subasta dichos espacios. Para ello serán aprobados los obligados pliegos de condiciones, que serán publicados en el BOP y en el perfil del contratante del Concello de Lugo.

La empresa puede presentar recurso potestativo de reposición (ante el propio Concello) o acudir directamente a la vía contenciosa, para lo que tendrá un plazo de dos meses, desde que le sea comunicada la resolución municipal.

Los precios pagados por la empresa por las casetas y calderos por el año 2016 fueron los siguientes: caseta número 1, 28.030,94 euros; caseta 3, 28.030,94 euros; caldero número 1, 18.193,17 euros; caldero 3, 18.193,17 euros.

Requerimiento

El Ayuntamiento requirió a la empresa para que efectuase el correspondiente pago, pero dicho ingreso no consta. Por ello, cumplido el plazo tope, se declara extinguida la adjudicación, porque lo contrario supondría un tratamiento discriminatorio con respecto a los otros adjudicatarios, que sí efectuaron los correspondientes ingresos dentro del plazo establecido.

La adjudicación de los espacios para las casetas y los calderos de pulpo en el ferial de San Froilán desató a finales de agosto del año pasado una viva polémica que se prolongó hasta las propias fiestas patronales. Bruxa Consulting se hizo con tres de los cuatro espacios disponibles para casetas (el cuarto se lo quedó Torre de Núñez). En el momento de la adjudicación, uno de los calderos fue para francisco Javier Irimia Carrera, empleado de banca de Meira, que finalmente acabó pasando a Bruxa. A su vez, una de las casetas adjudicadas a dicha empresa, pasó a otro de los hosteleros habituales del pulpo de San Froilán, Manolo de Marce. Ahora se abre la puerta a que vuelvan a ser los hosteleros lucenses los que tengan el protagonismo en el ferial de San Froilán.

El acuerdo municipal incluye la incautación de las garantías definitivas

La empresa puede recurrir ante el Concello y por la vía contencioso administrativa

El año que Ramiro López no quiso estar en experimentos

En el ferial de San Froilán del 2016, con Bruxa arrasando los precios,

el primero que se plantó fue Ramiro López, de La Palloza. No quiso mezclar su trayectoria en una organización que ya se preveía poco profesional y con tintes surrealistas, con empresas desconocidas. Ramiro de La Palloza montó su caseta junto al restaurante y plantó al empresario que quería una comisión por subarrendarles algunas casetas. Aurora do Carballiño su sumó luego al liderazgo de Ramiro y también quedó fuera, dejando de poner caldero en San Froilán por primera vez en cincuenta años.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El Concello rescinde la adjudicación a Bruxa de dos casetas y dos calderos en San Froilán