Guardianes de nuestra seguridad

Agentes de seguridad ciudadana patrullan las 24 horas del día todos los rincones de Lugo velando por la seguridad de todos


LUGO / LA VOZ

Viernes 28 de abril. Patrullamos con dos guardias de la unidad de seguridad ciudadana del puesto de Lugo. Los agentes que integran esta unidad también son conocidos como guardias del rural (denominación que tenían hace años). Su horario de entrada es a las seis de la madrugada pero se ve que programan el despertador con tiempo. Llegan a la comandancia con mucha antelación. Tras cambiarse, comprobar que el vehículo porta el material necesario y mirar las previsiones del día, la patrulla sale a la calle. Ellos son los encargados de recorrer todo el perímetro de Lugo, O Corgo y cuando la situación lo requiere, también ponen pie en concellos como Rábade, Castroverde o Fonsagrada. La hoja de ruta para la jornada de viernes está marcada, pero a mayores tendrán que atender a todo lo que vaya surgiendo. Los sucesos, altercados o el auxilio a los ciudadanos no está programado; tampoco la hora ni el lugar, de ahí que en muchas ocasiones se vean obligados a saltar el plan y atender a la urgencia. No fue el caso del viernes, donde todo transcurrió con normalidad; lo que no significó que estos agentes estuvieran tranquilos. En el caso de que existiese alguna actuación inminente, una vez llevada a cabo la urgencia, se retomaría el plan. Aquí, lo urgente prevalece sobre lo importante.

En el primer destino marcado en el planning del viernes (como casi todos los días) se encontraba el polvorín, ubicado en la carretera que une Lugo con Friol y donde se encuentran cuatro búnkers que guardan explosivos. Toda salida que exista desde el polvorín tiene que ser comunicada a la comandancia y las curiosas llaves de las instalaciones se encuentran en estas dependencias. De ahí que todos los días, los encargados tengan que ir a recogerlas a la sede de la Benemérita. Y es que entre las misiones de los guardias de seguridad ciudadana se encuentra el control de los explosivos, en este caso, revisar los kilos que porta el vehículo de salida y en qué canteras serán distribuidos. En el caso del viernes salió un camión a las siete de la mañana y sus destinos eran O Incio, Monforte y Silleda. Tras cubrir la documentación necesaria, continuaron el recorrido.

Las áreas de servicio de O Corgo fueron los próximos lugares a visitar. Estas instalaciones, junto a centros escolares, médicos y núcleos de población son lugares de vigilancia obligatoria debido a que son escenarios muy frecuentados. Tras comprobar que todo transcurría con normalidad, tocó realizar un control de vehículos e identificación de conductores. A continuación, los agentes acudieron al río Chamoso, donde comprobaron la documentación de un pescador que se encontraba lanzando la caña. Entre esas labores, alguna llamada de la central requiriendo su presencia en algún municipio, como Castroverde, para identificar a algún conductor que circulaba sin permiso. Una mañana sin altercados pero intensa y que culminó a las dos de la tarde.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Guardianes de nuestra seguridad