Un talento de la viola ha nacido en Lugo

Tania Taboada
TANIA TABOADA LUGO / LA VOZ

LUGO CIUDAD

CARLOS CASTRO

Iria Fernández fue la más joven en tocar con la Orquesta Sinfónica de Galicia, con 15 años

19 feb 2017 . Actualizado a las 17:42 h.

Hace 16 años nació en el barrio lucense de A Milagrosa un talento de la viola. Se llama Iria Fernández Silva, y vista la trayectoria que arrastra con tan poca edad, tiene todas las papeletas para llegar a la cúspide. Estudia primero de bachillerato y cursa quinto de grado profesional en el Conservatorio Profesional Xoán Montes de Lugo. «A viola é un instrumento moi complexo porque ten unha sonoridade moi particular. Hai que explotar as calidades de cada cor que pode ofrecer. Non basta con nacer con talento para tocala, hai que traballar a diario e ensaiar moitas horas», opina.

Iria Fernández reside con sus padres (Ángel e Isabel) y su hermano (Alejandro) en un piso donde uno de los cuartos ya está acondicionado para desarrollar su vocación. Aquí guarda el mejor regalo que le hicieron sus progenitores hace dos veranos y que se convirtió en su inseparable compañía, la viola. La consiguió por mediación de un lutier, es del siglo XVIII (del año 1700) y procede de Sajonia, Alemania. Un orgullo tenerla en sus manos pero un auténtico valor poder tocarla como solo ella sabe. «O que sinto cando toco é algo moi difícil de explicar. Desconecto do mundo e céntrome en transmitir sentimentos a partir da música. Cando actúo nun concerto, tamén percibo unha sensación moi especial. Non a dou explicado pero engánchame a seguir», cuenta.

Además del instrumento, en la habitación también se encuentra un teclado, un atril y sus incontables archivadores repletos de partituras. Es el espacio para sus horas de ensayo. «Ensaio no conservatorio en horas libres e na casa. Cando vexo que me estendo, poño unha sordina na viola para non molestar», relata Iria.