«Para poder sacar el coche del párking subterráneo tuve que entrar por el maletero»

Jesús Vázquez cree que sobran más de cien plazas para poder aparcar sin ningún tipo de dificultad


lugo / la voz

Los párkings subterráneos del Ayuntamiento de Lugo, que gestiona una empresa especializada, entrarían en un libro récord de los despropósitos en el caso de que existiese. En ocasiones, la única manera de sacar un coche de los mismos es entrando por el maletero, eso si el modelo lo permite. Quien tuvo que recurrir a este sistema, insólito en cualquier otro aparcamiento, fue el presidente de la Federación de Asociaciones de Vecinos, Jesús Vázquez.

Ocurrió la semana pasada en el párking de la Praza do Ferrol, instalación que se las trae para dejar el coche, como sucede en Santo Domingo y la Constitución. «A entrada foi normal, pero as cousas cambiaron no momento en que fun sacalo. Había outros dous estacionados e xa non había posibilidade de entrar a través da porta do condutor», explicó el dirigente vecinal.

Vázquez abrió el maletero de la Renault Espace que tenía ese día, apartó dos de los asientos traseros y pudo llegar «cómodamente» al puesto de conducción para poder salir del aparcamiento. De no haber utilizado este sistema, hubiera tenido que esperar en el lugar a que aparecieran los conductores de los otros dos coches y retiraran los mismos.

Son los aparcamientos para flautas o flacos, como ya les llaman algunos. Al respecto, el presidente de las federación vecinal bromea: «Home, eu non estou fraco, pero de aí a que non poda entrar no coche nun aparcamento público no que hai que pagar, e moito, por deixar o coche...».

Detrás de esta situación está un grave problema. Los aparcamientos subterráneos fueron preparados en las épocas del Seat 127 y el 850. Los vehículos crecieron de tamaño y ahora no entran en las plazas tal y como están configuradas. Para poder dar el servicio correcto por el que pagan los usuarios habría que eliminar una de cada tres plazas. Así lo estima Jesús Vázquez que advierte que «é unha cuestión difícil e complexa á que hai que poñerlle solución urxentemente». Por eso entiende que el equipo de Gobierno ha de negociar cuanto antes con la concesionaria, que parece que no está por la labor a cambio de nada.

«A empresa, chámese como se chame (parece que houbo cambios) ten ultimamente unha ocupación moi estable cuns beneficios substanciosos. Automatizan o servizo, baixa o persoal e o lucro dispárase. Non hai que esquecer que antes tiña unha presenza física nas instalacións que agora non ten», advierte.

Vázquez recuerda que hace algún tiempo la Federación de Asociaciones de vecinos hizo un estudio según el cual habría que suprimir más de cien plazas para poder aparcar con comodidad.

La situación de falta de espacio se da en las tres plantas altas de los aparcamientos que no cumplen las dimensiones estándares. «Se non se poden tirar as columnas (e non se pode) non queda máis remedio que adaptar as prazas á normativa actual. A empresa quere cuantificar iso e pensamos que é doado revisando os seus ingresos», explicó.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
11 votos
Comentarios

«Para poder sacar el coche del párking subterráneo tuve que entrar por el maletero»