El arte y el ejemplo de Judith Scott llega a Lugo

Usuarios de Feafes con enfermedades mentales participan en un taller de creatividad promovido por el Museo

.

LUGO / LA VOZ

Las fronteras del arte hacen años que se han expandido no solo a través de los países sino a través de los propios creadores, hasta el punto de que la creatividad brota en cualquier esquina siempre que exista una persona que desee expresar un sentimiento y haya receptores capaces de admirar o reflexionar sobre sus trabajos. Nadie tiene porque verse impedido para proponer sus obras. Y en este sentido, Judith Scott fue todo un ejemplo.

.

Esta mujer, con síndrome de Down y sordomuda, se hizo célebre gracias a sus telarañas de lana en las que envolvía objetos de todo tipo, hasta conseguir unas esculturas insólitas y colocarse en la etiqueta de lo que denominó como artistas outsiders o fuera del sistema de la cultura oficial. Personas autodidactas, como Scott, cuyas obras han trascendido y hoy son reconocidas en museos e instituciones de todo el mundo.

Hasta 27 usuarios y monitores de la Federación de Asociacións de Familiares e Persoas con Enfermidade Mental de Galicia (Feafes) participaron este lunes en un taller de creación de casi tres horas de duración y que sirvió a los enfermos del hospital de día de Lugo para crear dos obras tomando como base la propia técnica que usó Judith Scott para sus afamadas esculturas.

«No se trataba de hacer arte como terapia, sino de apostar por la creatividad como experiencia», explica Encarna Lago, una de las monitoras del taller, que se enmarca dentro de la exposición El mundo fluye: Dos miradas sobre una misma realidad, con la que la Fundación Once pretende divulgar la obra de artistas con discapacidad. Desde la inauguración, el 1 de diciembre, ya se han celebrado 16 talleres entorno a esta muestra, que se clausurará el 17 de febrero. «Los usuarios de Feafes se involucraron desde el inicio del taller para participar en la creación de una obra colectiva usando además materiales de reciclaje», señala Lago. Son pequeños pasos para explorar la creatividad de las personas con discapacidad, como la de Scott, cuya historia salió del silencio gracias a la película de Lola Barrera e Iñaki Peñafiel: Qué tienes debajo del sombrero.

La Fundación Once presenta en el Museo Provincial hasta el 17 de febrero las obras de artistas con algún tipo de discapacidad (física, sensorial, intelectual y enfermedad mental) o de creadores que se inspiran en la discapacidad para proponer sus trabajos. Son en total 30 piezas de 28 artistas, 26 con discapacidad. Además de la obra de la propia Scott o de Cristina García Rodero, se pueden ver piezas curiosas como un cuadro sonoro cogiendo como base El grito de Munch, un gran dibujo del música José María Cano y de su hijo, una creación digital de Miguel Agudo sobre cómo cambiar la palabra «problema» en «poema» o los cuadros «quemados» de Ángel Baltasar.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

El arte y el ejemplo de Judith Scott llega a Lugo