El barrio de A Residencia languidece sin recibir las inversiones anunciadas

Lugonovo ve inadmisible que la Xunta no reserve fondos para cumplir sus compromisos


LUGO / LA VOZ

«Isto dá pena», dice el jubilado que aprovecha el tibio sol de mediodía en el parquecillo de Fonte dos Ranchos. «Isto» es el barrio de A Residencia, en el que reside y que ha visto languidecer tras el cierre del Hospital Xeral. De la misma opinión es la asociación de vecinos, que ha organizado numerosas movilizaciones para reclamar nuevas dotaciones para el barrio. Lo mismo piensan la mayor parte de los partidos políticos. Por Lugonovo, Santiago Fernández Rocha centra ahora la crítica en la Xunta y en el hecho de que no haya consignado ni un solo euro en su presupuesto para el actual ejercicio. Cree que, «despois de seis anos de promesas», la ausencia de inversión prevista para A Residencia «é un escándalo».

Muchos han sido los compromisos adquiridos, de un modo o de otro, por la Administración para compensar al barrio de la pérdida del hospital. Rocha recuerda: «Pilar Farjas, cando era conselleira de Sanidade, anunciou en 2012 a creación dun Punto de Atención Continuada e dun centro de saúde nas vellas instalacións do complexo hospitalario. Esta infraestrutura aliviaría a masificación que sofre o centro da Milagrosa, no que reciben asistencia máis de 7.000 persoas». Tampoco olvida que Ignacio Cosidó, cuando era responsable de la Policía Nacional, consideró junto con el senador José Manuel Barreiro innegociable que la Comisaría de Lugo estuviese en el antiguo hospital.

Años de mentiras

Rocha se muestra muy crítico también con la gestión del actual gobierno local.

«Son seis anos de mentiras e de enganos, acompañados doutros tantos de loita veciñal para conseguir, como premio á reivindicación popular, a instalación dun cojinete europeo que aminore a velocidade do tráfico, no cruce entre a rúa Saúde, a de Doutor Ochoa e a de Serra Gañidoira. O mellor exemplo dunha política de improvisación onde todo era posible pero nada foi verdade»

.

Bares y restaurantes cerrados y tiendas que desaparecieron poco después de la clausura del Xeral conforman un paisaje urbano nada alentador. La asociación de vecinos dio un margen de confianza al gobierno gallego tras las elecciones. En Fonte dos Ranchos el jubilado que dice que el barrio «dá pena» cree que volverán las movilizaciones vecinales.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

El barrio de A Residencia languidece sin recibir las inversiones anunciadas